Video: a 20 años de los «sillazos» de la Copa Davis entre Chile y Argentina

Video: a 20 años de los «sillazos» de la Copa Davis entre Chile y Argentina

   ¡Cómo olvidarlo! Hace exactamente 20 años, Argentina y Chile protagonizaban uno de los hechos más tristes y lamentables en la historia del tenis moderno. 

   El hecho se consumó el 7 de abril de 2000, en el Parque O’Higgins de Santiago, aunque bie podría decirse que todo se inició días antes, tras la goleada del seleccionado argentino de Marcelo Bielsa por 4 a 1 ante el elenco trasandino. 

   El tenis pareció el escenario del desquite chileno, con las esperanzas puestas en Marcelo Ríos, por entonces 8º del mundo, líder del combinado local, y en el joven Nicolás Massú, quien ya asomaba como gran promesa.

   Del lado argentino, el equipo capitaneado por el colo Alejandro Gattiker contaba Mariano Zabaleta, que atravesaba el mejor momento de su carrera como 21° de la clasificación, y  Hernán Gumy (71°). Mientras que Mariano Hood y Sebastián Prieto eran designados para el dobles. 

   En medio de un tenso clima, Ríos le daba el 1-0 a Chile tras vencer a Gumy por 6-4, 6-3, 4-6 y 6-1. Luego, en el segundo duelo del viernes, cuando Zabaleta estaba en ventaja ante Massú por 7-5, 2-6, 7-6 (7-1) y 3-1, empezó el despelote… 

   Desde una de las cabeceras del estadio comenzaron a volar proyectiles de todo tipo hacia el lado de Zabala (monedas, naranjas y demás objetos), quien increpó a un ball boy luego de que este escondiera la evidencia. Elló caldeó aún más los ánimos. 

   Mientras Massú recibía un warning por no respetar el tiempo de saque, cayó la primera silla al estadio, a lo que prosiguieron decenas de asientos blancos desde las tribunas; al tiempo que Carlos Zabaleta, padre de Mariano, sufría un severo corte en la cabeza, por el que recibió 20 puntos de sutura.

   Por la noche, en el hotel, el equipo argentino decidió retirarse de la serie, alegando falta de seguridad. Del otro lado, Chile ofreció terminar de jugar la serie a puertas cerradas, pero la determinación visitante estaba tomada. 

   Desde la ITF, la orden del vicepresidente, el español Juan Marguets, era la de continuar el partido sin público. «Si jugamos y ganamos, o si jugamos y gana Chile, el episodio se puedo olvidar. Y este episodio no se puede olvidar nunca para el bien del deporte, porque tiene que quedar latente que esto no suceda nunca más. Hay que evitar que en el tenis se repita esto porque lo que pasó fue una vergüenza, que nunca la vi en el mundo», declaró entonces el recordado Enrique Morea, presidente de la Asociación Argentina de Tenis.

   El sábado, el árbitro general anunció: «Chile ha ganado la serie por no presentación, pero hay que esperar pues la Argentina presentó un certificado médico en el cual expone que por razones anímicas, físicas y psicológicas no está en condiciones de continuar jugando. El resultado es 5 a 0, sujeto a una ratificación de la Federación Internacional de Tenis».