Un acto revolucionario

Un acto revolucionario

Falta nada para que la Noche Buena llegue y son muchos los “colgados” que aún no saben qué colocar debajo del arbolito como regalo para sus seres queridos. Por supuesto, cada uno tendrá sus gustos pero, si hay algo que nunca falla, es un buen libro.

En tiempos en los que la pantalla se ha impuesto en la vida de todos en forma de computadoras y celulares, regalar un libro es casi un acto revolucionario. Por esa razón, vaya desde aquí este pequeño aporte para quienes aún dudan de cuál podrá ser el mejor regalo. Hay mucho para leer y para todos los gustos. En imagen, puede verse la inmensa novela “Los Sorias” del escritor argentino Alberto Laiseca la cual tiene más de 1.300 páginas. No obstante, no es necesario tampoco regalar algo tan grande. Con un ejemplar más pequeño, se alcanzará el objetivo deseado. Un libro es y será, siempre, un muy buen regalo.