¡Tiene que ser épico!

¡Tiene que ser épico!
Propongo honras y hurras a Maradona y, luego, una victoria clara, contundente, esperando que los nervios se pongan de punta en Tucumán. Bien de punta. Si vamos a fantasear, que sea mediante el deseo de ideales. Un campeonato alcanzado con el último aliento sería inolvidable para nosotros y para el que lo pierda.