Rubén Schejtman, el «rey» de Reyes

Rubén Schejtman,  el «rey» de Reyes

Debutó en un Maratón de Reyes pero en el camping, en esas carreras para los más pequeños con un “rotundo fracaso”, fue uno de los pupilos del recordado Raúl González y luego dominó las pruebas de calle en la ciudad. Maratón de Reyes es su gran carrera, un amor especial en este joven atleta que el pasado martes cumplió sus 36 años y ya piensa en la prueba para veteranos. “Quiero llegar a los 40 años de la mejor manera para ganar la carrera de veteranos”, dice. Queridos lectores, hay Rubén Schejtman para mucho más.
Para Trenque Lauquen es el Maratón de Reyes la carrera que eclipsa a todos siempre en esos primeros días de enero. Y en los atletas hay una relación amor-odio con esta particular prueba. Rubén Schejtman no duda. Su amor por Reyes no se puede ocultar. Un amor que creció gracias a Raúl González. “Cuando arranqué a entrenar con Raúl González él nos transmitió esa pasión. Raúl la vivía de una forma especial, de lo que es Maratón de Reyes, de que es lo más especial que tenemos los atletas”, marca.
Debutó en el camping, corriendo la mini maratón y recuerda entre risas: “fue un rotundo fracaso. Cuando era chico tenía la costumbre de salir muy rápido, creo que eran 1.000 metros lo que teníamos que correr y llegué a duras penas”.

Entre los diez
En el 2003 logró su primer objetivo, estar entre los diez mejores locales, una meta que todo atleta tiene en nuestro medio. Desde ese año fue escalando posiciones hasta dominar la carrera. “En ese tiempo para mí el objetivo era estar entre los diez mejores, había gente que corría muy bien, como César Rossi, que era un guerrero, o Marcelo Taybo que tenía un 3.000 metros tremendo. En esa época se hacían muchos duatlones y a Marcelo no lo alcanzaba nadie, y también estaba Matías Velázquez, el atleta al que más me costó ganarle”, recuerda.
Esa fue la noche del 11 de enero de 2003, donde César Rossi ganó entre los locales, secundado de Marcelo Taybo y Matías Velázquez. Schejtman logró su objetivo, ubicándose en el noveno lugar.
Luego fue ascendiendo en la clasificación, séptimo en el 2004; sexto en el 2005 y segundo en el 2006, detrás de Gonzalo Zabala, atleta que dominaba la clasificación. En el 2007 y 2008, tras el fallecimiento de Raúl González, Rubén Schejtman no logra estar entre los mejores, pero en el 2009 vuelve a lo grande, consiguiendo el triunfo. “Se me dio un triunfo que no esperaba. Había fallecido Raúl, me acuerdo que al otro año corrí Reyes por correrla nomas, sin estar preparado. Al año siguiente ya había entrado a trabajar en la recolección de residuos y sin esperar nada la termino ganando. No es que yo tratara de ganarla, pero con el trabajo había mejorado bastante y ahí se me dio poder ganarle a Gonzalo que llevaba varios años en lo más alto”, destaca.

 Estratega
Aunque Schejtman es muy joven, solo tiene 36 años, lleva varios años corriendo y a gran nivel, y se lo puede considerar de la “vieja escuela”. No usa reloj, no usa gps, chiches de la modernidad y por sobre todo, se considera un “estratega”. “Jamás corro con reloj, me molesta mucho y solo en los entrenamientos uso un cronometro para las pasadas de velocidad. Generalmente no me gusta correr mirando el reloj porque te puede jugar en contra. Me gusta correr a sensación y soy más que nada un estratega. En la época donde entrenábamos con Raúl esas cosas no había, uno usaba solo un cronometro, pero no te marcaba distancia ni ritmo como ahora”, apunta.
En este 2020 volvió a ganar Maratón de Reyes y su triunfo se basó en esa fortaleza mental, experiencia y calidad de estratega. “Fue un año complicado porque pude entrenar más o menos bien el último mes previo a la carrera y sabía que Alexis Morales venía corriendo muy bien, rápido y es un chico con mucho futuro. Pero sabía que si mantenía un ritmo constante en los kilómetros finales lo iba a poder alcanzar y así fue, lo alcance en las vías, allí lo alenté para que siguiéramos juntos”, cuenta.
Schejtman lleva varios años corriendo sin rivales. “Desde la llegada de Marcos Gómez Kistner al atletismo yo no veo a los locales como rivales y eso me juega a favor. Porque si uno se pone en la mira a otro corredor termina jugando en contra. En Reyes tenemos que tirar todos para el mismo lado porque el objetivo es ganarle a los de afuera”, remarca.

Su amistad con Raúl
Uno de los puntos altos del diálogo con Schejtman fue su recuerdo de Raúl González y esos años de entrenamientos con el ídolo. “Éramos unos cuantos los que entrenábamos con Raúl, estaba Guillermo Villalobos, Gastón y Pablo Matamales, mis hermanos, era algo muy lindo porque teníamos a un atleta de altísimo nivel tan cerca y humilde, y nos entrenaba con esa humildad especial que él tenía. Además nosotros lo ayudábamos a él, porque cuando sos chico tenés más velocidad y entonces le marcábamos el ritmo. Me acuerdo que hubo un año que Raúl estaba entrenando para un Sudamericano en 1.500 metros y me pedía que le pase los 1.000 metros a 2’40” para él luego poder tirar los 500 metros finales a fondo. Era una época muy linda entrenando en el Polideportivo. Raúl trabajaba ahí, se cambiaba, entrenaba con nosotros y sus hijos le llevaban la comida del almuerzo para luego seguir trabajando”, recuerda.

Sueño veterano
Él mismo lo dijo, “hay Rubén Schejtman para rato” porque su principal objetivo es llegar bien a los 40 años y poder ganar la carrera de veteranos del Maratón de Reyes, un objetivo difícil, pero no imposible. “Estoy pensando más que nada en llegar entero a los 40 para la carrera de veteranos y no tan preocupado por hacer algo ahora en la elite. Este año pensé que entraba Guille Villalobos en los veteranos y previo a la carrera le había mandado mensajes para incitarlo a correr. Todos sabemos del nivel de Guillermo y si está bien puede ganarla. Cuando entró Gonzalo Zabala a veteranos también pensé que podía llegar a ganarla pero no se le dio, no es algo tan fácil, uno quiere llegar de la mejor manera pero la edad cumple un factor importante. Sin dudas el mejor de todos es Matías Velázquez. Siempre está pisando el podio y algún día se le puede dar. Yo siempre estoy en la zona del martillo alcanzando agua y cuando pasa Matías se me pone la piel de gallina verlo ahí adelante”, comenta.

La historia del atletismoEl 14 de mayo se celebra el Día Mundial del Atletismo que impulsa cada año la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (Iaaf) con el objetivo de que grandes y chicos conozcan un poco sobre este deporte.
El atletismo es considerado el deporte organizado más antiguo del mundo. Abarca numerosas disciplinas agrupadas en carreras, saltos, lanzamientos y pruebas combinadas.
La palabra atletismo proviene de la palabra griega atletes, que se define como «aquella persona que compite en una prueba determinada por un premio», dicha palabra está relacionada con el vocablo aethos que es sinónimo de la palabra «esfuerzo».
El atletismo es el arte de superar el rendimiento de los adversarios en velocidad o en resistencia llamado también fondo, en distancia o en mayor altura. El número de pruebas, y los tipos ya sean individuales o en grupos, ha variado con el paso del tiempo. El atletismo es uno de los pocos deportes practicados a nivel mundial, ya sea entre aficionados o en competiciones de todos los niveles. La simplicidad y los pocos medios necesarios para su práctica explican este éxito.Desde el 776 a. C
La primera referencia histórica al atletismo se remonta al año 776 a. C. en Grecia, con una lista de los atletas ganadores de una competencia.
Dentro del atletismo existen diversas modalidades de pruebas. Así, están las carreras a pie (velocidad, media distancia, fondo, carreras con vallas, campo a través, relevos…), los saltos (de longitud, de altura, triple salto, salto con pértiga), los lanzamientos (peso, jabalina, martillo…), la marcha atlética, y las pruebas combinadas. Estas últimas también se conocen como decatlón y, como su propio nombre indica, se compone de diez pruebas: tres de lanzamiento, tres de saltos y cuatro de carreras.
La disciplina fue desarrollándose a lo largo de los siglos, desde las primeras pruebas hasta su reglamentación. Y los Juegos Olímpicos son el evento internacional más prestigioso y visto por todo el planeta. Se celebran cada cuatro años desde 1896 y el atletismo es la disciplina más importante en ellos.
Desde 1982, la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), que es el organismo responsable de la regulación de la disciplina, ha flexibilizado sus normas acabando con el periodo amateur de la disciplina. Y el primer Campeonato Mundial de Atletismo se organizó en 1983 y sus continuaciones tienen lugar cada dos años desde 1991.