Reforma judicial: incluyen una cláusula contra las “presiones mediáticas” y hay polémica

Reforma judicial: incluyen una cláusula contra las “presiones mediáticas” y hay polémica

El Frente de Todos incluyó en el dictamen de la reforma judicial que aprobó ayer en el Senado una cláusula que pide a los jueces denunciar presiones de “los poderes mediáticos”, y generó el rechazo de la oposición y entidades periodísticas.

La cláusula fue incorporada por pedido del senador Oscar Parrilli, el legislador más cercano a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y se incluye en un artículo que exige a los magistrados denunciar ante el Consejo de la Magistratura las presiones que puedan llegar a recibir de los “poderes políticos, económicos y mediáticos”.

El proyecto original enviado por el Ejecutivo señalaba las presiones de “poderes políticos o económicos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole”. Sin embargo, el kirchnerismo (que viene denunciando en los últimos años la injerencia de los medios a partir de lo que llama “Lawfare” o guerra jurídica) logró la incorporación de los grupos mediáticos como grupo de presión.

Al justificar la incorporación, Parrilli indicó que “es necesario hablar explícitamente de los poderes mediáticos, porque hemos visto cómo en los medios de comunicación salían a alentar y a escrachar a distintos funcionarios del Poder Judicial porque no hacían lo que esos medios pretendían con determinada causa”.

Polémica

La incorporación del artículo mereció las críticas de la oposición, que denunció un intento de “ataque a la libertad de expresión”. En ese sentido, la titular del PRO, Patricia Bullrich, sostuvo que la iniciativa busca “licuar la libertad de expresión para sentar a los periodistas en el banquillo de los acusados”. Y agregó: “Jueces denunciando periodistas. Clarito, ¿no?

En tanto, la Asociación de Entidades Periodísticas de Argentina (Adepa) también repudió la decisión y advirtió sobre “el riesgo que implica para la libertad de expresión, el derecho a la información y el debate democrático que se promuevan normas arbitrarias y sin antecedentes en el mundo, que terminen inhibiendo el libre y pleno ejercicio periodístico en nuestro país”.

“La repudiable incorporación de la insólita figura de ‘presiones mediáticas’ en un dictamen que se refiere a la organización interna del Poder Judicial no deja dudas respecto de la intención de limitar, ensuciar o entorpecer la investigación y la opinión periodísticas sobre casos de interés público que se debatan en el ámbito judicial, casos que muchas veces el periodismo ha contribuido a revelar, ya que es una de sus funciones en la democracia”, indicó la entidad. (DIB)