“Quiero toda la atención”

“Quiero toda la atención”

La simpática gatita está dispuesta a ganarse toda la atención. Si los reiterados maullidos no son suficientes, si pasar rosando las piernas de cuanta persona se le cruza en el camino tampoco lo es, ella tiene una estrategia que nunca falla: de un pequeño saltito sube arriba de la mesa o escritorio donde el dueño de casa trabaja (o intenta trabajar) y se queda allí, esperando caricias. Y en este punto hay que decir que su táctica nunca falla ya que nadie puede resistirse a darle unas cuantas caricias a este bello ejemplar felino.

Hay que reconocer también que, una vez efectuado el anhelado mimo, la gatita se retira a descansar a otra parte y permite a sus amos continuar con la tarea previamente interrumpida. Qué decir, son estos pequeños animalitos que no hacen otra cosa que alegrarnos la vida.