Qué lindo día para…

Qué lindo día para…

Todos aquellos que gustan mucho de hacerse un fueguito a la parrilla y tirar allí unos buenos pedazos de carne no encuentran ninguna excusa para que esto no pueda realizarse.

En este marco, hay que decir que el domingo no se presentó óptimo para hacer un buen asado y disfrutarlo con la gente más cercana. Por el contrario, desde temprano hubo esporádicas y molestas lloviznas y la primavera pareció olvidarse de que ya es la protagonista de este año (que de a poco comienza despacito a despedirse) y le dejó lugar a las bajas temperaturas para que les arranquen un poco de mal humor a los vecinos. No obstante, hay algunos que no se intimidaron con esta circunstancia y se largaron a echar humo para la envidia del barrio. La imagen que acompaña este texto es una prueba de ello. Tomá pa’ vo.