Para Fernández el análisis está “equivocado” y hay varias cuestiones que “son discutibles”

Para Fernández el análisis está “equivocado”  y hay varias cuestiones que “son discutibles”

El intendente municipal Miguel Fernández salió a cuestionar el informe de DIB que habla de municipios “ricos” y “pobres” en base al presupuesto anual promedio por habitante al señalar que “el enfoque es equivocado” porque consideró que no se han tenido en cuenta cuestiones importantes como la densidad, tamaño y servicios que brinda cada municipio, al tiempo que estimó que para realizar la comparación entre las comunas se debería tomar como parámetro el Producto Bruto Geográfico (PBG), medida técnica que maneja el Ministerio de Economía de la Provincia.
Al respecto Fernández señaló que “el análisis que hace la agencia DIB sobre la riqueza y la pobreza de los municipios a mi entender no es adecuada, o por lo menos es parcial porque asume que un buen presupuesto en relación a los habitantes significa un índice de riqueza, o sea que quien más presupuesto tiene es más rico y hay varias cuestiones que son discutibles”.
En primera instancia Fernández consideró que “es discutible si es comparable la estructura del gasto de un municipio del interior respecto de un municipio del Conurbano, primero hay un problema de densidad, los servicios en el Conurbano tienen mucha mayor densidad y el costo por unidad es más bajo que en el interior, eso explica por qué también la Capital Federal tiene tal nivel de ingreso per cápita, primero hay una cuestión de densidad que explica la diferencia entre el interior y el Conurbano”.
En segundo lugar dijo que “lo que es muy difícil para comparar es qué servicios brinda cada municipio, en el caso de Trenque Lauquen tiene un presupuesto abultado básicamente porque tiene todos los servicios bajo su órbita: agua, cloacas, alumbrado público, salud, educación formal y no formal, espacios verdes, tratamiento y recolección de residuos, y con un alto estándar de calidad y de demanda por parte de la sociedad, entonces para hacer una comparación homogénea habría que agregarle a cada municipio la contraparte de los servicios de las empresas público-privadas que ofrecen el servicio, por ejemplo si en un municipio el agua y las cloacas las gestiona Absa lo que recauda Absa en ese municipio debería cargarse al presupuesto de esa comuna entonces la relación entre presupuesto y habitante sube”.
A modo de ejemplo señaló que “cuando querés comparar un municipio que no tiene salud municipal con uno que la tiene ya hay una distorsión, habría que tomar cuál es el presupuesto que la Provincia brinda en un hospital provincial y agregarle ese monto de dinero al presupuesto municipal para hacerlo comparable con un municipio que tiene hospital municipal, por eso digo que el análisis que hace Dib es equivocado porque no son comparables los municipios, aún aquellos del interior que tienen estructuras distintas, por ejemplo Salladillo es distinto a Trenque Lauquen, uno tiene hospital provincial y el otro municipal”.
“Entonces lo que uno debería ver es municipios comparables en tamaño, densidad, en estructura de servicios para ver si uno es más rico que el otro –agregó-, por eso es realmente muy difícil hacer esa comparación, quizás la medida técnica más parecida a lo que es razonablemente verdad sea el Producto Bruto Geográfico (PBG), que mide la riqueza pública y privada de un distrito y ese dato lo tiene el Ministerio de Economía no lo tenemos nosotros como municipio”.
Por lo tanto consideró que el informe de Dib “está equivocado y mal enfocado porque tener un presupuesto per cápita más alto no te hace rico en todo caso está definiendo qué perfil de municipio es, pero insisto con que no se puede definir un municipio rico porque la relación del presupuesto per cápita sea más alta que en otro lado, tiene que ver la densidad y calidades de servicio”.
Según Fernández, “otro ejemplo que puede ayudar a aclarar la cuestión es que dentro de nuestro presupuesto tenemos la construcción de viviendas por Círculo Cerrado y por planes, eso forma parte del presupuesto, pero otro municipio no construye viviendas por Círculo Cerrado y por lo tanto no lo tiene en el presupuesto, éste es otro ejemplo de que es muy difícil de comparar un municipio con otro tomando como base el presupuesto por habitante porque depende de qué haga cada municipio; las casas es un ejemplo categórico con respecto a esto”.

n Informe
Cabe recordar que el informe de Dib apunta a municipios “ricos” y “pobres”; con altos ingresos per cápita y con bajos y según el análisis realizado en la radiografía de los números, los del interior parecen estar mejor parados que los del conurbano. Mientras que los distritos del Gran Buenos Aires tienen un presupuesto anual promedio de $ 26.000 por habitante, los del interior tienen como piso esa cifra y trepan a más de $50.000.
Los datos que analizó agencia DIB se desprenden de los presupuestos aprobados por los municipios para el ejercicio 2020 y la proyección sobre la cantidad de habitantes al año pasado que hace la provincia de Buenos Aires. Al igual que lo que pasa en el conurbano donde el gasto varía de los $59.900 por vecino en San Isidro a los $7.750 en Florencio Varela, en localidades del interior hay una realidad similar.
También señala que entre los más altos del ranking, si se divide el Presupuesto 2020 por la cantidad de habitantes, están Trenque Lauquen, Rojas y Coronel Dorrego. La primera de las tres, gobernada por el radical Miguel Fernández, tendrá unos 2.400 millones de pesos de gastos, es decir unos $51.000 por año para cada uno de sus algo más de 46.000 habitantes. Mientras que Rojas, donde las tierras y la soja mandan, tendrá unos $50.700, Dorrego $50.600.