Quejas por el agua y el estado de las calles

Locales 28 de enero de 2018 Por
Las tormentas afectan el servicio de agua con baja presión, cortes y turbiedad. Las calles de tierra y ripio quedan anegadas.
1517096493527

Como ocurre todos los años durante el verano, las tormentas provocan la crecida de ríos y arroyos, esto motiva cortes, baja presión y turbiedad en el servicio de agua potable. Pero además, las calles de ripio y tierra quedan completamente anegadas, por lo que vecinos de distintos barrios tienen muchos inconvenientes para circular a pie o en vehículos.

Con respecto al cuestionado servicio que brinda la empresa Aguas del Norte, el principal problema es que la planta potabilizadora no puede procesar altos niveles de turbiedad, por lo que se deben cerrar los sistemas para evitar el ingreso de las aguas del río Conchas al sistema, luego de cada crecida. Esa planta resulta actualmente obsoleta, ya que no cuenta ni siquiera con energía eléctrica, por lo que el agua se procesa de manera casi artesanal.

Las quejas son frecuentes y los problemas motivan hasta cortes sin aviso previo, como ocurrió el sábado pasado en distintos barrios. Pero los reclamos más enérgicos son por la turbiedad en el agua y los vecinos lo vienen expresando a través de las redes sociales.

Otro de los cuestionamientos hacia la firma son las permanentes roturas de calles en distintos sectores de la ciudad por desperfectos en las cañerías, lo que provoca pérdidas de agua. Las reparaciones las hace la Municipalidad, pero son tantas que el personal de la comuna no da abasto.

Las calles

Debido a las tormentas, las calles de ripio y tierra están complemente anegadas en distintos barrios como Los Laureles, Las Delicias, Virgen del Valle, Diógenes Zapata, Villa San José y 136 Viviendas, entre otros.

Los mayores reclamos son de vecinos del barrio Los Laureles, ubicado en las serranías del oeste de la ciudad, dijeron que quedaron aislados por el mal estado de las calles.

Las tareas de la Municipalidad se dificultaron esta semana por las persistentes lluvias.

El intendente interino, José María Issa, visitó el barrio Los Sauces para fiscalizar el trabajo de enripiado que se está realizando. "Cabe destacar que el programa de enripiado de la Municipalidad se está realizando en las arterias que más lo necesitan", destacó.

"En la medida que el tiempo acompañe, se seguirá con el programa en otras arterias de la ciudad que presenten esta misma situación", remarcaron desde la Municipalidad.

Los vecinos: “Estamos aislados”

“Las calles en este barrio están llenas de barro. Solamente podemos salir caminando, quedamos prácticamente aislados”, dijo María López, una vecina del barrio Los Laureles, ubicado en las serranías al oeste de la ciudad. Ayer continuaba lloviendo en la zona, lo que agravó la situación. “Esto ocurre todos los años durante el verano, las calles quedan intransitables. Yo vivo en la Mitre, en la última cuadra y es terrible. El problema mayor es cuando comienzan las clases y tenemos que llevar los chicos a la escuela luego de una lluvia”, destacó. Por otra parte, Silvia Colque, presidente del centro vecinal del barrio Virgen del Valle, ubicado en la zona este, dijo que las calles están intransitables. “En el pasaje Sagrado Corazón de Jesús y en la calle San Expedito se hicieron excavaciones para colocar cañerías de cloacas, pero las obras quedaron inconclusas, por eso está todo anegado. El acceso principal al barrio, es por la calle General Güemes que está llena de agua y barro”, aseguró.

FUENTE DIARIO TRIBUNO

Te puede interesar