Juan necesita ayuda para un tratamiento que le permitirá ver

Locales 04 de enero de 2018 Por
Tiene 42 años y sufre una atrofia de papila bilateral. Desde pequeño tiene menos de un 20% de visión. Su posibilidad es un viaje a China para lo cual piden ayuda a la comunidad.
1515022386300
Juan, junto a su hermana, Daniela Vizcarra. Agencia

Juan Marcelo Vizcarra es un vecino de San José de Metán que necesita de la solidaridad de los salteños para poder ver. Tiene 42 años y solamente pudo terminar la primaria en la escuela Marco Avellaneda, debido a que desde pequeño su visión tiene menos del 20% de capacidad porque sufre una atrofia de papila bilateral. Su esperanza de volver a ver es un tratamiento con células madre, en China, con un costo de US$45.000, con el que se buscará regenerar el nervio óptico.

"No pude terminar de estudiar ni puedo trabajar porque no veo y eso es muy condicionante y limitante, porque, por ejemplo, yo lo miro a usted y veo solamente un bulto. Tampoco veo lo que agarro con las manos ni por dónde camino y esto me ocurre desde niño", dijo Juan .

"Pero, de todas maneras, soy un agradecido de la vida y por la hermosa familia que tengo y por mis amigos. Además soy un amante de los animales. Hice varias consultas en distintas provincias del país y hasta en el exterior y todos los especialistas coincidieron en que no tenía cura, pero este tratamiento con células madres en China me abre una posibilidad, una esperanza para poder ver", señaló.

Campaña

Recaudar los fondos necesarios es un gran desafío para Juan y su familia, que ya lanzaron un bono contribución a valor de 50 pesos. "Vamos a necesitar la ayuda de todos para que mi hermano pueda ver y mejorar su calidad de vida. Hemos iniciado esta campaña con mucho entusiasmo y un gran apoyo de los metanenses, que son muy solidarios", dijo Daniela Vizcarra, hermana de Juan. También van a abrir una cuenta bancaria para que los salteños puedan hacer aportes.

El caso del metanense hizo recordar al del pequeño Santino. Desde pequeñas hasta grandes contribuciones, algunas de ellas anónimas, hicieron posible que el niño viajara en noviembre pasado a China para someterse a un costoso tratamiento para devolverle la visión en un gran porcentaje.

El pequeño de tres años sufre de un enfermedad que le cierra la retina y le impide ver. Por eso, su mamá buscó un tratamiento hasta dar con uno que se practica en China y que tenía un costo de 45 mil dólares, como el que podría devolverle la vista a Juan.

En Beijing

Juan Vizcarra ya tiene un turno para someterse al tratamiento, a partir del 14 de mayo de este año, en el Wu Medical Center, en Beijing.

El programa es de dos semanas con un presupuesto médico de US$45.000. Incluye 3 implantaciones de células madre neurales por punción lumbar, 3 veces implantes de células madre mesenquimales por vía intravenosa, todas las pruebas de laboratorio, entrenamiento diario de rehabilitación, tratamiento y medicación diaria.

"Creemos que en las dos semanas de tratamiento, el paciente puede notar una buena mejoría: las células madre neurales, después de la implantación, pueden crecer en células neuronales normales y reparar el déficit del nervio óptico incluye la cabeza del nervio óptico, reconstruir la vía del nervio óptico de nuevo", informaron sobre el caso del metanense desde el Wu Medical Center de China.

Destacaron que la vista de Juan tendrá una buena mejoría, alrededor del 20-30%, incluso mucho más si responde bien al tratamiento, puede ver las cosas en frente de él mucho más claramente que antes en una distancia mucho más larga. Además, la visión del color también mejorará mucho después del tratamiento.

Incapacidad visual en los niños

La atrofia se produce porque no se envían señales visuales al cerebro.

La atrofia papilar es una incapacidad permanente de la vista causada por daños al nervio óptico. El nervio óptico es como un cable que lleva información del ojo al cerebro para ser procesada. El nervio óptico consiste en más de un millón de nervios pequeños (axons). Cuando algunos de estos nervios han sido dañados por una enfermedad, el cerebro no recibe la información completa y la vista se nubla. La atrofia (la descomposición) puede variar desde parcial, cuando algunos de los axons están dañados, hasta profunda, cuando la mayoría de los axons están afectados. La habilidad que el niño tiene para ver claramente es afectada por el daño que ocurre en la parte central de la retina, la cual es responsable por los detalles y el color (mácula). Estas áreas del ojo son más vulnerables a los problemas de la atrofia.

Puede afectar a uno o a los dos ojos. También puede ser progresiva, dependiendo de la causa.

Muchas enfermedades y padecimientos pueden dar comienzo a la atrofia. Los tumores, la falta de sangre y oxígeno antes o después del nacimiento, un trauma, una hidrocefalia, puede ser hereditaria, y algunas enfermedades degenerativas han sido identificadas como causas. Cuando se hereda, el patrón es dominante. Esto significa que uno de los padres con ese padecimiento puede pasar el gen al 50% de sus hijos.

FUENTE  El Tribuno

Te puede interesar