“No es ético ni moral obligar al socio a que pague la cuota, hoy la prioridad es pasar este mal momento”

“No es ético ni moral obligar al socio a que pague la cuota, hoy la prioridad es pasar este mal momento”

En los últimos días, La Opinión realizó varios informes sobre la manera en que el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el gobierno nacional para combatir el avance del Covid-19 había afectado a distintos sectores empresarios y comerciales de Trenque Lauquen.
En esta oportunidad, este medio quiso conocer cómo el actual contexto repercute en las instituciones de bien público que también trabajan en la ciudad realizando diferentes actividades y dependiendo mayormente de la cuota que sus socios aportan mes a mes, además de donaciones que eventualmente puedan ser recibidas.
El panorama, en este caso, se muestra diverso. Los que dependen de una cuota social, han visto retrasada su recaudación por dos razones fundamentales: En principio, durante el periodo de cuarentena más estricto, muchos cobradores se vieron imposibilitados de visitar los distintos domicilios para realizar las correspondientes recaudaciones. Por otro lado, fueron muchos los vecinos que optaron por no pagar debido a que, ante la actual situación, abonar una cuota societaria comienza a dificultarse por más económica que ésta sea.
No obstante, en algunas instituciones aseguran que “la gente de Trenque Lauquen está más solidaria que nunca” y que el nivel de compromiso con la entidad se ha visto reforzado en los últimos días.

Reanudar la cobranza
Desde Lipolcc Trenque Lauquen se contó que, al principio de la cuarentena “estuvimos un poco parados, no pudieron salir los cobradores hasta la semana pasada. Entonces, como todo el tiempo anterior desde el inicio del aislamiento no habían podido hacer la cobranza, no recibíamos ningún ingreso. Pero, en general, podría decirse que ahora la gente está respondiendo bastante bien”.
No obstante, desde esta institución se señaló que “existe un poco más de dificultad en lo que respecta al bono contribución”. “Algunas personas quedaron adeudando marzo, otras abril y otras mayo y muchos están pagando una cuota y no las dos que adeudan. Pero también hay personas que pagan las dos cuotas juntas y otros las tres que se han acumulado en este tiempo”, contaron.

Mucho movimiento
En otro orden, desde esta conocida entidad señalaron que “lo que sí puede decirse es que el movimiento es importante”. “Estamos dando mucha medicación porque las obras sociales estuvieron cerradas y entonces las personas a las que se les termina la medicación oncológica vienen a Lipolcc. Estamos ayudando muchísimo”, remarcaron.
En el mismo sentido se señaló que “el otro tema complicado tiene ver con los pacientes que tienen que ir a realizar un control a Buenos Aires porque no hay transporte. Entonces, desde Lipolcc se hace lo posible por conseguir una ambulancia y, en algunos casos, se paga el remís”.

“Muchos socios se están borrando”

Fuerte impacto
En tanto, el vicepresidente del Club Monumental, Ezequiel Marelli, también contó a este medio cómo ha afectado la pandemia a los ingresos de esta conocida entidad deportiva. “El impacto social y económico que ha tenido la cuarentena fue fuerte. Creo que golpeó a todas las instituciones y mucho más a los clubes de barrio”, dijo.
Desde ese lugar, contó: “Con relación a los socios, nosotros podemos decir que la estamos pasando medianamente bien. La realidad es que muchos socios se han preocupado en intentar pagar la cuota social. Hemos visto un buen gesto de parte del socio, pero no hemos podido salir a recaudar. Claramente está que necesitamos la cuota social pero aún no podemos salir a cobrarla porque el cobrador no puede ir casa por casa. Recién ahora se flexibilizó un poco y estamos saliendo a la calle a cobrar la cuota”.
“Hay gente que está atrasada por lo menos tres meses porque, si no pagó febrero, en marzo tampoco se salió a cobrar, abril tampoco y mayo es lo que estamos cobrando. Desde ya que la cuota social es económica, son $150, pero el impacto es económico y social. Para nosotros no es ni ético ni moral salir y obligar al socio a que nos pague la cuota porque hoy la prioridad en cuarentena es comer, pasar este mal momento y recién después ver cómo nos podemos reincorporar todos de nuevo y ponernos al día con el Club que lo necesita. Pero hemos visto buenos gestos de gente que ha llamado para que le demos un CBU para que pueda pagar, aunque es la minoría.
Siempre nosotros tenemos en cuenta que Monumental representa una clase media, o media baja, gente muy trabajadora, somos gente humilde y no vamos a andar molestando para insistir en que nos paguen una cuota social que sabemos que hoy no es la prioridad del socio. Bienvenido aquél que pagó y nos dio una mano en mantener la economía de la institución en pie. Y el que no llamó o no pudo, no hay problema. Vamos a esperar y vamos a ponernos al día cuando todo mejore”, marcó el dirigente.

Solidaridad
A su vez, Marta Coria, de Unidos por las Mascotas, también contó de qué manera se siente la llegada del Covid-19 al país desde la protectora que integra. “Unidos por las Mascotas funciona mediante las donaciones y los eventos que nosotras podamos hacer. Como es de público conocimiento, eventos no estamos pudiendo hacer por la situación que estamos atravesando. Así que nos valemos por rifas y bonos contribución. Pero debo decir que la gente está más solidaria que nunca. Con decir que nosotros teníamos una deuda gigantesca en la veterinaria e hicimos un bono donación y no sólo pudimos pagar la deuda, sino que también nos quedó dinero para seguir atendiendo a los perritos.
Y lo que nosotros notamos es que la gente está adoptando más. Aunque parezca mentira, en esta época de pandemia, la gente está adoptando más. Yo la verdad no sé si es que la gente tiene más tiempo o se siente más sola y necesita una compañía pero realmente estamos dando en adopción más que en épocas normales.
La verdad que se sigue trabajando de la misma manera o más que antes de la pandemia, por lo menos en el caso nuestro”, indicó.