Matador mareado

Matador mareado
San Lorenzo levantó otra copa y dio una nueva vuelta olímpica. Se tomó revancha de Quimsa, su verdugo en la pasada edición, y ganó el único título que no había conseguido a nivel local.