Los demócratas dieron los últimos argumentos en busca de la destitución de Trump

Los demócratas dieron los últimos argumentos en busca de la destitución de Trump

   El alegato inicial de los demócratas terminaba hoy en el Congreso de Estados Unidos para dar paso mañana a la defensa en el juicio político contra el presidente Donald Trump, quien está acusado de abuso de poder y obstrucción y a la justicia, un proceso que se produce en el contexto de las próximas elecciones de noviembre.

   Los fiscales demócratas de la Cámara de Representantes hicieron hincapié en que el presidente persistirá en abusar del poder de su cargo antes de las elecciones, a menos que el Congreso intervenga para destituirlo.

   El cierre de los alegatos demócratas buscó quebrar la monolítica unidad de la bancada republicana del Senado, que con su mayoría de 53 a 47 hace muy probable la absolución del mandatario de los dos cargos.

   El juicio político se basa en dos imputaciones, abuso de poder y obstrucción a la justicia, relacionadas con las presiones de Trump a Ucrania para que investigara a uno de sus posibles rivales en las elecciones de 2020, el ex vicepresidente Joe Biden.

   Según la oposición demócrata, Trump condicionó la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania y también la programación de una reunión con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, a su exigencia de que Kiev anunciara que planeaba investigar a Biden.

   En este contexto, las nuevas revelaciones sobre los intentos de Trump para forzar la salida de Ucrania, el año pasado, de la entonces embajadora Marie Yovanovitch dieron hoy un toque picante al proceso.

   La televisora local ABC dijo que había tenido acceso a un audio, que no hizo público, en el que supuestamente se oye a Trump expresando su rechazo a Yovanovitch, testigo clave del proceso y que estuvo al frente de la embajada estadounidense en Kiev entre 2016 y mayo de 2019.

   De acuerdo con ABC, en el audio Trump clama: «¡Desháganse de ella! Sáquenla de aquí mañana. No me importa. Sáquenla mañana. Sáquenla, ¿de acuerdo? Háganlo.»

   Según la televisora, Trump hizo esas afirmaciones durante una cena privada en su hotel en Washington el 30 de abril de 2018.

   A ese encuentro acudió supuestamente el ucraniano naturalizado estadounidense Lev Parnas, socio del abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, y que está acusado de haber vigilado ilegalmente a Yovanovitch, un asunto que provocó la apertura de una investigación en Ucrania.

   Yovanovitch testificó ante el Congreso estadounidense dentro de la investigación para abrir el juicio político a Trump y aseguró que tuvo que poner fin a sus 33 años de carrera diplomática debido a una campaña de desprestigio en su contra.

   Supuestamente Trump y Giuliani veían a Yovanovitch como un obstáculo en sus planes para presionar al Ejecutivo ucraniano, de acuerdo con la versión de los demócratas.

   La Casa Blanca no negó las supuestas presiones de Trump para sacar a Yovanovitch de Ucrania ni disputó la autenticidad de la grabación obtenida por ABC, y se limitó a enfatizar que cada gobierno tiene derecho a nombrar a gente de su confianza.

   «Todos los presidentes de nuestra historia han tenido el derecho de colocar dentro de la administración a gente que apoya su agenda y sus políticas», subrayó la vocera de la Casa Blanca, Stephanie Grisham.

   Las declaraciones del presidente se convirtieron en el segundo tema más comentado en Twitter con la etiqueta #TakeHerOut (Sáquenla).

   A pesar del impacto de la noticia, impasibles, los demócratas que hacen de fiscales en el juicio político a Trump presentaron hoy en el Senado sus últimos alegatos para tratar de captar el voto de algunos republicanos moderados, que son claves para deponer al mandatario.

   En concreto, los demócratas se dedicaron durante esta jornada a argumentar que el mandatario cometió un delito de obstrucción al Congreso al negarse a colaborar con las investigaciones.

   «El presidente Trump intentó hacer trampas, lo pillaron y luego trabajó muy duro para tratar de encubrirlo», subrayó el representante Hakeem Jeffries, que actúa como uno de los siete «fiscales» demócratas en el proceso.

   El proceso se inició formalmente el martes de esta semana en una jornada calificada de histórica por los medios locales, ya que solo hay dos precedentes de jefes del Estado que se hayan enfrentado a este proceso en el país: Bill Clinton (1993-2001) y Andrew Johnson (1865-69). (Télam)