¡Le cayó del cielo!

¡Le cayó del cielo!
Julián Santero había sido el más veloz de la clasificación, pero fue recargado por técnica y la pole quedó en manos de Mariano Werner.