La NBA cerró las puertas y un basquetbolista bahiense se volvió sin ver un partido

La NBA cerró las puertas y un basquetbolista bahiense se volvió sin ver un partido

   Bruno Gigliotti y su padre Gustavo programaron, con muchos meses de anticipación, un viaje a Estados Unidos. Era “el” viaje de sus vidas.

   La hoja de ruta comenzó el 10 de marzo, tal cual lo previsto: escala en Dallas y conexión a Los Angeles.

   El sueño de esta primera experiencia en el exterior estaba en marcha para el jugador, integrante del plantel superior de Estrella.

   “Llegamos a Los Angeles medio tarde. Entonces, descansamos y al día siguiente fuimos hasta el estadio (Staples Center), sacamos unas fotos y compramos las entradas para ver Lakers-Houston”, repasó.

Bruno y su papá, antes de que la NBA cancelara todo.

 

   Hasta ahí, iba todo tal cual lo planificado. ¿Qué pasó después?

   “Esa misma noche, tuvimos tanta mala suerte que suspendieron todos los partidos de la NBA, por lo que nos devolvieron la plata y nos quedamos sin ver el partido”, contó el “Ruso”.

   El viaje, ya con otro ánimo, continuó por Las Vegas.

   “Ya ahí se empezó a complicar todo. Teníamos para quedarnos cuatro noches y después de la primera decidirnos irnos para Miami, porque estaban cerrando todo”, recordó.

   Lo cierto es que Bruno quedó impactado con Hollywood, las mansiones de Beverly Hills y muchas otras visitas, antes de regresar, como tenía previsto, el viernes 26.

   Para otra oportunidad le quedó por conocer Nueva York y sacarse las ganas de ver NBA en vivo. Todo esto, seguramente entre otras anécdotas, será motivo de largas charlas con sus compañeros de equipo y de trabajo, en la Central Termoeléctrica Piedra Buena.

   Mientras tanto, sigue cumpliendo con el aislamiento, como debe ser…