Ideales y esperanzas que no desaparecen

Ideales y esperanzas que no desaparecen

El día anterior, 9 de noviembre, algún grupo de tareas genocidas había secuestrado a Titín, se supone que en el trayecto entre su casa de San Justo (La Matanza) y su trabajo, en Capital Federal. También la novia de Titín, Dina, iba a caer en las mismas garras asesinas.

Así que, seguramente revisando agendas, los genocidas llegaron al departamento de Riki y se lo llevaron, dejando a su madre enloquecida de angustia, intentando entender algo junto a Yoyi. Pero al rato volvieron las huestes terroristas de Estado, que no ahorraban esfuerzos en sus designios homicidas, y también secuestraron a Yoyi.

En dos días, tres jóvenes nacidos en Trenque Lauquen desaparecieron de la faz de la Tierra. Algunxs sobrevivientes del centro de torturas y exterminio radicado en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (E.S.M.A.) contaron que escucharon sus voces, las de “los chicos de Trenque Lauquen”, junto con la de Dina, cantando y contando chistes, para darse ánimos, y brindar calor humano a los demás olvidados de la mano de Dios.

Por eso los recordamos, por sus ansias de justicia social, por su valor y esperanza aún dentro del infierno. Los volvemos a pasar por el corazón, y en su honor estaremos repintando pañuelos blancos en la Plaza de la Memoria de Trenque Lauquen, el martes 10 de noviembre a partir de las 17 horas.

Ricardo Alberto “Riki” Frank: ¡Presente!

Sergio Antonio “Yoyi” Martínez: ¡Presente!

Francisco Natalio “Titín” Mirabelli: ¡Presente!

Dina Ana María Nardone: ¡Presente!

Lxs 30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs: ¡Presentes! ¡Ahora y siempre!

Comisión por los Derechos Humanos. Trenque Lauquen, 8 de noviembre de 2020.