Estados Unidos ya supera a China en muertos por la pandemia

Estados Unidos ya supera a China en muertos por la pandemia

   Los casos de coronavirus en Estados Unidos superaron hoy los 174.000 y la cifra de muertos superó la de China, con lo que se convirtió en la cuarta mayor del mundo con más de 3.400 fallecidos, mientras en el plano político los estados cada vez toman más medidas ante la inacción del gobierno federal de Donald Trump.

   Hace días que Estados Unidos se convirtió en el foco principal de contagio en el mundo y el crecimiento exponencial de casos forzó al presidente Trump a comenzar a tomar medidas —en su mayoría económicas— y a reconocer que no podrá reabrir el país y reactivar la economía en dos semanas, como había prometido.

   Hoy la cifra de muertos en Estados Unidos superó los 3.309 de China y quedó solo detrás de Italia, España y Francia, con 12.428, 8.269 y 3.523, respectivamente.

   El epicentro de la pandemia en Estados Unidos está en Nueva York con más de 75.000 de los casos y cerca de la mitad de los muertos del país.

   Tanto el gobernador Andrew Cuomo como el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, coinciden en que lo peor está aún por venir.

   “En cuanto a las semanas que viene, no nos engañemos, se pondrá peor antes que mejor», aseguró De Blasio al canal NBC y agregó que el pico podría llegar recién en mayo.

   Cuomo, en tanto, sostuvo que el pico de los contagios podría suceder en una semana o en tres semanas, según los pronósticos de su gobierno, informó la agencia de noticias EFE.

   Hace días que el gobernador reclama públicamente más ayuda del gobierno federal y una respuesta nacional más eficiente.

   Hoy destacó que el estado necesita un millón más de trabajadores de la salud para enfrentar la pandemia, lo que necesariamente implica una ayuda federal.

   Además, Cuomo anunció que su hermano, el presentador de la cadena CNN Chris Cuomo, está infectado y se autoaisló en su casa.

   «Todos están sujetos a este virus. Es el gran ecualizador», aseguró en su conferencia de prensa diaria.

   Pese a que la mayor parte de Estados Unidos registra casos de infectados y muertos, ningún estado está tan sobrepasado como Nueva York. Pese a que el brote tiene este epicentro tan claro, el gobierno federal de Trump se ha negado todavía a prohibir la circulación entre estados.

   Por eso, cada vez más, los estados afectados y ahora los no afectados también comenzaron a tomar sus propias medidas para intentar frenar la transmisión del virus.

   Hasta ahora, las medidas habían sido de índole interno, principalmente el confinamiento general de la población, por ejemplo en Nueva York, California y Washington, entre otras.

   En algunas partes de Florida, en cambio, se dispuso un toque de queda nocturno.

   Pero hoy la situación escaló y varios estados anunciaron una cuarentena obligatoria para todas aquellas personas que ingresen a su territorio provenientes de Nueva York.

   La primera en anunciarlo fue la gobernadora de Rhode Island, la demócrata Gina Raimondo.

   «Quiero ser claro sobre esto: si vienes a Rhode Island desde Nueva York, se te ordena la cuarentena. La razón de esto es porque más de la mitad de los casos de coronavirus en Estados Unidos se encuentran en Nueva York», aseguró ante la prensa y desató la ira de su correligionario Cuomo.

   Tras un ida y vuelta tenso, Raimondo decretó la cuarentena obligatoria para todas las personas que ingresen al estado, no importa de donde vengan.

   Pero el anuncio original fue suficiente para iniciar una reacción en cadena.

   El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, amplió la cuarentena obligatoria de 14 días que ya había dictado para los viajeros de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Nueva Orleans, y sumó a Luisiana, California, Washington y las ciudades de Atlanta, Chicago, Detroit y Miami.

   Poco después, hicieron un anuncio similar Delaware —el estado del precandidato presidencial demócrata, Joe Biden—, Maryland, Vermont, Florida, Oklahoma, Alaska y Hawai, según la agencia de noticias ANSA.

   En Florida, en tanto, las autoridades del Puerto de Everglades, en Fort Lauderdale, negociaban hoy cómo permitir el ingreso de dos cruceros que traen al menos ocho personas infectadas de coronavirus.

   «A los barcos no se les permitirá entrar a aguas estadounidenses hasta que ese plan sea presentado y aprobado», dijo el Mando Unificado del Puerto de Everglades y agregó que la «prioridad número uno» es asegurar la seguridad de la comunidad local, los pasajeros y la tripulación. (Télam)