¡Está vivo!

¡Está vivo!
El Diego, gordo, flaco, respondón, con mechón, bostero, compañero, irreverente, siempre de la gente, vive. Su historia jamás terminará de escribirse. Entonces: ¿qué lógica tiene esta necrológica?