Esos hombres que liberan los sueños de los pueblos

Esos hombres que liberan los sueños de los pueblos

No creo eso de que a la gente la trasciende su obra solamente. Creo que la trasciende no solo su apuesta al espíritu y al arte, sino que lo que queda indestructible, imborrable en lo venidero, es su fidelidad a los sueños. Con su entrega y su actitud de resistencia cotidiana luchando contra los que siempre inclinan la balanza hacia la destrucción, ellos han logrado construir una “comun- unidad” en la que todavía las conciencias de las comunidades se aferran para no caer derrotadas definitivamente, por los desalmados que solo creen que el éxito es siempre una cuestión material.

Con sus atajos a lo establecido, con sus desparpajos y sus gritos solidarios despertados a través de sus expresiones artísticas, van logrando que advirtamos y evitemos los cantos de sirenas de los que dictan lo que debe pensar la gente a través de la historia.

Esos son los verdaderos artistas, inmortales, latentes, esos los que dejan huella, compromiso, belleza, denuncia y contención. Ellos viven en la gente y la sostienen, ellos silban en la boca del obrero, en las letras del maestro, en las cuerdas de los fogones y en las manos del artesano. Renacen aún después de muertos y siguen alertándonos… Se que Neruda sigue enfrentando armas, Martí conquistando selvas, Atahualpa inventando lunas, Los Jaivas inventando estrellas… yo he visto a Cortazar despertando calles, sé de Mozart naciendo en escuelas, vi a Serrat libertando plazas, vi a Niemayer diseñando huellas, Silvio besando desde el sol cubano, Parra convidando el vino que hay en ella, los necios no saben que el artista ama y todo el que ama nace cuando sueña…y ya sabemos por experiencia, que solo esta vivo…aquel que persigue y convida sueños!

Entonces ellos luchan a pesar del odio, de los que te obligan a mentirte a diario, a ser más de lo mismo..esos carcelarios…¿cómo van a comprender al artista los que quieren que no pienses?…¿Nunca vieron a Siqueiros estos mercenarios?….por eso celebro a estos necesarios…a los que en vez de armas, de odio, de escarnio… apuestan su vida, su obras, su salario, a crecer con todos…en lo cotidiano!… Para ellos la vida no exige soldados, es mejor la copa, el beso entregado, la canción urgente, el amigo hermano, la pasión inmensa de saberse humano…

Todos somos arte si bien nos miramos, tenemos ahí dentro lo que quieren matarnos…ese corazón profundo, inasible si lo usamos, ¡no podrán matarlo si lo convidamos! ¡no podrán matarlo..¡estos mercenarios!

Inventando mundos nuevos

Desde que el mundo es mundo, venimos luchando, unos por vivir de los otros, otros por ser mas hermanos. De eso se trata el arte, de este equilibrio santo!…¿ que sería sin Nijinsky, sin Nieztche, sin Sócrates, sin Picassos? ¿Cómo sería este mundo sin alguien tocando? en vez de Videlas, de Bush, de cipayos..¿no es mejor la copla, Zitarrosa, Mateo hermano? ¿no es mejor Mercedes, no es mejor Tejada, o Chico Buarque, Gieco y Dylan brillando? Por eso insisto en celebrar esta gente, a toda esta gente que viven amando desde el regocijo de sus obras, la persistencia en la belleza y osadía…ellos pintan, escriben, tocan y burilan el sueño que sueñan los pueblos.

Ayer mismo leyendo, mientras descansaba, me hizo bien Bardón, su poesía hermana, me hizo bien Ciccoria cuando recordaba que somos mejores cuando nos desnuda ese abrazo inmenso del arte y la vida…cuando se vuelve cultura para sobrevivirnos, para darnos fuerza para no perder la alegría, para disfrutar el niño, para aprender del viejo, para sentirnos arte, para sentirnos vivos!

Entonces despacio me puse la ropa, camine tranquilo mirando a lo lejos…y pensando en todos los que me criaron, desde sus pinturas, sus libros, sus prosas, sus versos…repleto de gente (como decía Whitman) iba caminando y a la vez gozaba, saber que ellos viven dentro de gente que sabe de abrazos, de mar de estribillos…Viven en los que evitan a toda costa que nadie conquiste nuestras propias costas.

Y las calles huelen a poesía….

Y mientras caminaba, mis ojos reían, eran como niños oliendo sus alas, iba despegándome cada vez más del suelo, y mientras subía yo mejor estaba, y llegué hasta el cuadro, más alto, mas lejos…de ese gran mural –yo vi que pintaban- estaba el gran Coco con su amor tranquilo, Calalo hecho campo el cielo entonaba, en otro costado Carpani de ocres los sueños cantaba…y cerca del parque descendí de pronto y me encontré al “flaco” con su pincel de canas…

Observé en silencio el cielo que fumaba…el flaco eterno en su mural brillaba, y ahí me dije:

¡la puta ..que suerte la taba! Si todas las ciudades, si todas las mañanas se llenaran de artistas, de poemas, de zambas…si todos los días tuvieran guitarras…¡que lindo sería!…¡que vida soñada!..por eso celebro que la vida es santa cuando esta repleta de hombres que aman…de niños que sueñan…de manos que pintan…de bocas que cantan!

¡la puta que lindo serían las mañanas….si a los mas sufren les cambie la taba!..¡la puta que lindo serían las mañanas….pintar en la gente la vida esperada!

PD: Roberto Pedretti solía llamarme para comentar mis notas, y ésta -ni bien salió hace años- se la leyó a Campodónico por teléfono…vaya mi homenaje a ellos que aún me siguen empujando a la creación y a la emoción.

LA CIUDAD DE LAS VIDAS PINTADAS

A pesar de que muchos lo ignoren, nuestra ciudad es conocida en toda la provincia por su inmensa capacidad cultural y artística, y aunque esto daría para otra nota mucho más extensa, aprovecho para festejar que el «flaco» Campodónico viva por siempre en la emoción de los que animan su paisaje interior con ese paisaje grandioso de su obra emplazada en el parque.

Ciudad muralista por historia, tenemos la fortuna de que nuestra ciudad lleve enquistada (en vital equilibrio) el arte en cada rincón de sus avenidas… Y entonces uno se siente arte en medio de vencimientos y depósitos cuando levanta la vista y lo imagina a Coco llenando de vida al Banco Provincia, y hoy ve a «Birri» , Cechu, Germán, Magui, Naki y tantos otros acariciando las paredes, a tantos escultores, artesanos, malabaristas y cantores, llenando de vida las plazas…

Trenque es una ciudad que respira cultura y arte, por eso, en el flaco, en Fedele, en Calalo, y en nombre de ellos, estaría bueno abrazar a todos los artistas locales que luchan con su arte para que el mundo – y sobre todo nuestro pequeño mundo hecho de lagunas redondas- sea por siempre un lugar en donde valga la pena vivir.