En una entrevista con Residente, Fernández dijo que el pago de la deuda deberá esperar: «La prioridad es la salud»

En una entrevista con Residente, Fernández dijo que el pago de la deuda deberá esperar: «La prioridad es la salud»

   El presidente Alberto Fernández reiteró hoy que se debe «esperar para seguir pagando la deuda» externa pues ante el coronavirus «la prioridad es la salud de los argentinos» y advirtió que «no va a dejar» que se despidan trabajadores, como lo dispuso la empresa Techint hasta que se dictó la conciliación obligatoria.

   Además, exhortó nuevamente a cumplir con el aislamiento porque «es importante dominar al virus como sociedad y no que el virus te domine a vos».

   Fernández renovó también el reclamo que hizo en el Grupo de los 20 (G20) para «terminar con los bloqueos económicos» en el mundo ante la pandemia y advirtió que «la humanidad tuvo bastantes gestos miserables en los últimos años» al «abandonar a muchos pueblos al olvido y la marginación».

   Durante una entrevista en vivo por Instagram con el cantante Residente (René, exlíder de Calle 13), sostuvo que «hay países que, por razones políticas, están sometidos a bloqueos que no dejan que entren alimentos y medicamentos», por lo que no se puede «dejar de ser solidarios con los venezolanos y cubanos que, en esta pandemia, quedan abandonados a su suerte».

   «No nos salvamos solos, nadie se salva solo, y hay que poner a la solidaridad como bandera. Como dijo el papa Francisco, no podemos admitir la cultura y la teoría del ‘descarte’ que pide descartar seres humanos porque están sobrando y viviríamos más cómodos sin ellos» en vez de «construir un gran paraguas que ampare y proteja a todos», dijo. Y aseveró que se debe «construir un gran paraguas que a todos nos ampare y proteja».

   En ese marco afirmó que las cesantías en Techint «no se concretaron y no se van a concretar», ya que instruyó al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para «impedir despidos».

   «Fui muy firme y no voy a dejar que eso pase, porque una regla de solidaridad es que en una situación como esta nadie se quede en la calle y sin trabajo. Le di instrucciones al ministro de Trabajo para impedir los despidos. Vamos a cuidar el trabajo de los argentinos durante los meses venideros», amplió.

   El presidente reiteró que el Estado destinó «muchísimos recursos para que las empresas no despidan al personal», en el marco de las políticas para morigerar el impacto económico de la crisis sanitaria: «Les hemos propuesto a las empresas pagarle el sueldo a sus empleados, con la condición de que no los despidan. Nosotros, en este momento vamos a ser muy firmes», insistió.

   «La solidaridad es un valor muy importante: ninguna sociedad se desarrolla si no es solidaria y tampoco es buena si no le tiende la mano al que está necesitado y valiosa o si vemos que algunos empujan a otros al precipicio y no reaccionan. No quiero esta sociedad para mi país», añadió. Y reafirmó que será protegido el empleo en un «momento muy difícil» porque quiere «preservar la armonía y la solidaridad como reglas de la sociedad argentina».

   Fernández volvió a advertir además que «en el caso argentino dijimos que no vamos a pagar la deuda a costa de postergar a los argentinos y presentamos un plan. La prioridad es la Argentina y en este momento es la salud y la vida de los argentinos. Tienen que entender el momento que estamos viviendo».

   En ese punto destacó que la titular del FMI, Kristalina Georgieva, «hizo una apelación parecida a la que hice yo».

   Pidió que «de una vez y para siempre» entiendan que «es muy difícil exigir a los pueblos para que paguen sus créditos en vez de atender la pandemia» y se «entienda que estamos viviendo un tiempo donde definitivamente debemos esperar para pagar nuestras deudas».

   «Espero que el mundo entienda y de una vez escuche que en este sistema capitalista te puede durar 10 minutos la fortuna, porque la pandemia arrasó con todo. Un virus puede terminar con toda tu riqueza y fortuna en 10 minutos, entonces para qué sirve acumular tanto», amplió.

   El presidente insistió con que «estamos preparando el peor escenario. estamos peleando con un enemigo invisible, pero estamos trabajando con una lógica y por ello se dispuso la extensa cuarentena para organizarnos».

   El mandatario dijo que se procura que «el virus vaya más despacio de persona a persona» y para ello «fuimos los primeros en decretar una cuarentena obligatoria apenas supimos la existencia del virus».

   «Los primeros resultados parecen ser buenos y parecen decir que estamos dominando al virus. Es importante dominar al virus como sociedad y no que el virus te domine a vos», aseveró.

   «Si seguimos cumpliendo con las reglas que nos impusimos, no tengamos dudas de que nos va a ir mucho mejor, pero que nos vaya bien es que suframos menos, no que nos vamos a salvar de la pandemia», amplió.

   Con respecto a las medidas para preservar la salud de los profesionales de la salud, dijo que hay que actuar en ese sentido porque «si no tenemos un problema mayor».

   «En en eso estamos; hay una demanda global de ciertos productos que permiten preservar a los trabajadores de la salud que tardan en llegar, pero van a llegar en los próximos días», afirmó.

   Por otra parte, advirtió que «el encierro en la cuarentena podría producir más violencia de género y femicidios e incluso suicidios en los deprimidos», pero aseveró que se busca «evitar las tres cosas» y para ello resaltó que el Estado mantiene e intensifica las herramientas de prevención y denuncias.

   Fernández enfatizó que «la humanidad está frente a una oportunidad única» ya que «en los últimos años tuvo bastantes gestos miserables y abandonó a muchos pueblos al olvido y la marginación» y esos pueblos «se endeudaron y hoy padecen mucho por esas deudas». (Télam)