En Argentina también se testeará la vacuna producida por un laboratorio estatal chino

En Argentina también se testeará la vacuna producida por un laboratorio estatal chino


(DIB) La vacuna desarrollada por el Gobierno chino también será probada en la Argentina: así lo adelantó el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien sostuvo que en las próximas horas hará un anuncio en ese sentido.Se trata de las pruebas de la vacuna que está elaborando el laboratorio estatal SinoPharm, que anunció que pasará a la fase 3 de testeos en los próximos días, tras anunciar el éxito de los ensayos anteriores.
Durante una improvisada conferencia de prensa brindada en un frigorífico de Constitución donde se hallaron 4 millones de dosis de vacunas vencidas, González García fue consultado sobre esa posibilidad, y respondió que “eso lo vamos a decir en las próximas horas”.
“Estamos trabajando intensamente. Nosotros queremos muchos proveedores de vacunas, porque el problema con las vacunas es que cuando aparezca primero hay que saber cuál es la buena, la que pasa la fase tres. Y segundo, ahí va haber disponibilidad para muchos argentinos. Por eso la negociación del Gobierno, a instancias del Presidente, es con muchos proveedores, sobre todos los que están en la punta de desarrollo”.
La semana pasada, el titular de la Fundación Huésped y asesor presidencial Pedro Cahn había dado señales de que se venían nuevos ensayos para el país. “La (vacuna) de Sinopharm ya está presentado el protocolo y probablemente empecemos el estudio en un par de semanas”, dijo. Además, sostuvo que otro desarrollo chino (del laboratorio CanSino) “será presentada a Anmat en no mucho tiempo. O sea que vamos a tener en la Argentina tres ensayos de vacunas en desarrollo”.
La vacuna de Sinopharm usa partículas del virus inactivadas para desarrollar la respuesta inmune. Según señalaron autoridades de China, se aplicarían dos dosis con aproximadamente un mes de diferencia. A diferencia de Oxford, el costo sería de 145 dólares.
Por ahora, Argentina es una de las sedes del ensayo clínico de fase 3 de la vacuna desarrollada por el laboratorio Pfizer y la empresa BioNTech, mientras que se acordó con la Universidad de Oxford y AstraZeneca la producción de su propio desarrollo, que también está en la misma fase de estudios.