El Poder Judicial debe escuchar lo que Facundo dice

El Poder Judicial debe escuchar lo que Facundo dice

Por Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen

Los médicos forenses, y los criminalistas, suelen expresar que “los cuerpos hablan”. Se acaba de confirmar, a partir de la actuación del Equipo Argentino de Antropología Forense, que los restos humanos encontrados hace unas semanas en la zona de Villarino Viejo pertenecen a Facundo Astudillo Castro.

Facundo ha dejado de estar desaparecido. Facundo está muerto, tal como lo intuía Cristina Castro, su madre, desde hace mucho tiempo. Debieron pasar 125 días, desde aquel 30 de abril de 2020 que salió de Pedro Luro con destino a Bahía Blanca, para tener la certeza que el joven alegre y solidario de 22 años ha dejado de existir físicamente, para empezar a ser una bandera de reclamo ante los Poderes del Estado. Es más tiempo, el transcurrido entre la desaparición y el hallazgo de los restos, que aquel que separó la desaparición de Santiago Maldonado y la recuperación de su cuerpo de las aguas del río Chubut (77 días). Sin embargo, el dolor de las familias es el mismo, y las incógnitas acerca de la responsabilidad de agentes estatales en el desenlace también son parecidas.

Investigación

El Gobernador bonaerense Axel Kicillof insistió con la afirmación de que su Gobierno no encubrirá a ningún funcionario público provincial que pudiera estar involucrado. Ha debido expresarlo una y otra vez porque las querellas (de la familia, y de la Comisión Provincial por la Memoria) sostienen una fuerte sospecha sobre policías de los destacamentos de Mayor Buratovich y Teniente Origone.

Afortunadamente, ante las críticas de las querellas a la labor del fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez, la Procuración General de la Nación agregó otros dos fiscales (Andrés Heim y Horacio Azzolín), para motorizar la investigación.

Están dadas las condiciones para que se sepa la verdad. El Estado, a partir de sus tres Poderes, le debe brindar a la sociedad argentina un detalle minucioso de los sucesos que llevaron a la aparición del cuerpo esqueletizado de Facundo Astudillo Castro en el paraje Cola de Ballena. Ese cuerpo “ya está hablando”, y el Poder Judicial debe escuchar qué dice.

Se pedía hasta ahora la aparición con vida de Facundo. Es momento de empezar a exigir Justicia por él y su familia. Abrazamos a Cristina Castro y a los demás familiares, solidarizándonos con su necesidad de saber qué pasó, para que Facundo descanse en paz.