El Cine Barrio Alegre ya cuenta con su protocolo para cuando sea posible volver a proyectar películas

El Cine Barrio Alegre ya cuenta con su protocolo para  cuando sea posible volver a proyectar películas

Como ya se ha señalado en reiteradas oportunidades, el sector del entretenimiento es uno de los más afectados por la pandemia de Coronavirus y su consiguiente aislamiento social para prevenir su propagación. En ese marco, uno de los negocios más afectados es el del cine ya que, a nivel global, las pérdidas han sido muy importantes.

En Argentina fueron varias las posibilidades que se analizaron para que los amantes del “séptimo arte” pudieran volver a disfrutar de la proyección de películas: autocines, cines al aire libre y, en algunos casos, hasta se pensó en realizar proyecciones en fachadas de edificios.

Y si bien en contados casos algunas de estas alternativas pudieron llevarse a cabo, los titulares de los cines del país ya han empezado a organizar sus salas de manera que permitan, siguiendo un estricto protocolo de seguridad e higiene, comenzar de a poco a retomar la actividad.

La sala local

En este marco, el Club Barrio Alegre no ha perdido el tiempo y ya ha diagramado un protocolo para que su sala pueda comenzar a funcionar sin problemas cuando la habilitación así lo permita.

Así lo afirmó a La Opinión el dirigente Miguel Reparaz quien contó: “nosotros hicimos una diagramación de la sala, eliminamos una fila por medio. Da la causalidad que las butacas nuevas (que fueron colocadas hace pocos años) están ubicadas fila por medio y, de esa manera, a las viejas las anularíamos. Y después, ya en cada fila, habría dos para ocupar intercaladas por dos butacas vacías y, eventualmente, habilitaríamos una butaca intercalada por dos vacías porque hay personas que van solas al cine”.

Reparaz informó que el protocolo está armado. “Algunas butacas las dejaríamos ya levantadas, serían aquellas que no se pueden usar y las ataríamos con tanza para no dejar ninguna posibilidad librada a la decisión de las personas que ingresan y que quizás se quieran juntar con otras personas”, marcó.

Al mismo tiempo, aclaró que “como todavía a nivel país no se han habilitado los cines, se va a esperar hasta contar con esa autorización, pero, por el momento, ya se tiene diagramada la sala para cuando se pueda comenzar a funcionar”.

Capacidad limitada

Por último, consultado con respecto a la cantidad de gente que, en estas circunstancias, podría ingresar al cine para ver una película, Reparaz comentó: “No creo que podamos, con esta diagramación de la sala, hacer ingresar mucho más de 150 personas. La sala tiene abajo capacidad para 900 y, en total, 1.000 y algo. Y como la hemos organizado bajo estas circunstancias, a lo sumo, podrán ingresar 200 personas, es decir, la quinta parte del cine. Y con el tamaño que tiene la sala no habría problemas”.

Para culminar el entrevistado agregó que desde Dirección de Cultura se les había dicho que fueran “pensando en una diagramación especial de la sala” para cuando se pueda empezar a trabajar y así lo hicieron.