Dos arquitectos bahienses aplicando nuevas tecnologías sobre la ciudad

Dos arquitectos bahienses aplicando nuevas tecnologías sobre la ciudad

   Es un momento de gran cambio: las nuevas tecnologías aplicadas en campos como el diseño y arquitectura, la planificación urbana y el patrimonio son cada día más utilizadas en el mundo.

   Especialmente mediante el uso de aeronaves no tripuladas (Drones) asociadas con softwares de modelado de información para construcciones (sistema BIM), herramientas que han madurado al punto de permitir el desarrollo de documentación muy precisa para el relevamiento y estudio de ciudades y obras.

   Ese es el trabajo que desarrollan los hermanos Arrigo y Emiliano Reale, arquitectos de nuestra ciudad. Los sistemas que utilizan ayudan a recolectar datos detallados con una precisión única, mejorando la seguridad y el alcance en áreas inaccesibles, a menores costos y con una velocidad inigualable.

   Gracias a los avances de las técnicas informáticas y de la computación, la fotogrametría digital es la técnica más utilizada, ya que permite realizar los procesos con computadora, con ventajas de gran estabilidad dimensional de imágenes, fácil visualización y formato digital.

   La reconstrucción de objetos (edificios, esculturas) o terrenos (cartografía) mediante la fotogrametría exige en primera instancia una planificación y programación de los vuelos de dron y de las fotografías, para luego realizar un posterior procesado y orientación de las imágenes.

   Para eso se exige una formación del modelo por rectificación, consistente en la orientación interna y el modelo digital del terreno correspondiente al espacio a determinar.

   El resultado de estos relevamientos nos permite proyectar, modelar, recorrer con nuestro casco de VR (realidad virtual), realizar simulaciones y hasta incluso imprimir en 3D los trabajos realizados. El dron es una herramienta, pero lo importante es que hacemos luego con esa información”, explica Emiliano Reale.

   Los drones han demostrado ser sumamente eficientes en levantamientos topográficos de terrenos grandes o inaccesibles, como también en obras de arquitectura de pequeña y mediana escala.

   Se pueden verificar cotas de nivel de forma precisa e ilimitada, cálculos volumétricos para movimiento de tierras, inspecciones de estado de edificios, seguimiento de obras, replanteos de traza en gasoductos o rutas, análisis ambientales, cantidades y calidad de vegetación en bosques, estudiar el crecimiento de las ciudades y/o documentar el estado de las superficies construidas en los cascos urbanos.

   Entre los trabajos realizados por la firma Reale se incluyen el plan urbano parcial del Campus Universidad Nacional del Sur (dirigido por el arquitecto José María Zingoni); el proyecto de la Avenida Dasso de Ingeniero White (White 2020), el escaneo 3D de Puerto Galván (CGPBB), documentación para las bases del concurso nacional del Muelle histórico del Puerto de Bahía Blanca (CAPBA X CGPBB 2019); escaneo de fachada y puerta de una vivienda Tudor de 1921 en Bahía Blanca y la Casa del Ángel (para sumarla a la ruta argentina del Art Nouveau),escaneo 3D y reconstrucción (BIM) de la vieja usina eléctrica del Puerto bahiense.

   Trabajaron en la elaboración del plan estratégico de General Alvarado (J. M. Zingoni), realizando relevamientos aéreos y escaneo 3D para realizar estudios y definir estrategias urbanas. Para ello se programaron seis vuelos en diferentes sectores de la ciudad de Miramar, sumando 192 hectáreas relevadas y 1006 fotografías.

Maqueta 3D.

   Los hermanos Reale, también docentes de la UNS, comenzaron a aplicar estas nuevas tecnologías y software tanto en el campo universitario como en proyectos de investigación, los cuales los llevaron a recibir una invitación del director del laboratorio de urbanismo de The Cooper Union en New York, para realizar un master de arquitectura avanzada.

   En Bahía Blanca comenzaron a trabajar con un viejo dron, al cual debían programar manualmente, “trabajo muy artesanal y engorroso”, con el objetivo de comenzar a relevar el patrimonio arquitectónico de la ciudad, y así poder aggiornar los inventarios patrimoniales existentes hasta el momento.

   “En poco tiempo pasamos del plano de la Arquitectura y el patrimonio a relevar ciudades, luego de ser convocados por Zingoni para formar parte de un equipo interdisciplinario en el puerto de Bahía Blanca”, agregó Emiliano.

   Las herramientas que disponen para realizar estos estudios son varias, pudiendo pasar de un relevamiento topográfico o de un edificio, a realizar un modelo en el cual se pueden efectuar cálculos solares, de costos y materiales, y además generar simulaciones de movilidad, climáticas, diseño y cálculo de estructuras e instalaciones en 3D y finalmente impresiones físicas de sus trabajos.

   Emiliano Reale es arquitecto graduado en la UCA La Plata. En 2016 se desempeñó como asesor externo del Municipio de Bahía Blanca, en el Programa “Ciudades Emergentes y Sustentables” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y como consultor externo del Urban Design Lab sponsoreado por la Universidad Tecnológica de Viena.

   En 2017 fue laureado con el premio JCI Ten Outstanding Young Persons (TOYP) a los 10 jóvenes sobresalientes de la Provincia de Buenos Aires. Actualmente es director de la firma Reale Arquitectos, forma parte del equipo de profesionales en el proyecto White 2020 del Consorcio del Puerto de Bahía Blanca y es Investigador de la Universidad Tecnológica Nacional en el Proyecto de Monitoreo para Evaluar la Resiliencia de Bahía Blanca ante el Cambio Climático.

   Es docente de la cátedra Bares/Casas “Taller Metropolitano de arquitectura” e Historia y Crítica de la Arquitectura y Urbanismo II de la Universidad Nacional del Sur.

   Arrigo Reale es el actual Director de Planificación Urbana de la Secretaría de Movilidad Urbana y Espacios Públicos del Municipio de Bahía Blanca.