Debe irse por la puerta grande

Debe irse por la puerta grande
Una historia de amor como la de Barcelona y Messi no merece un final lleno de rencores. Las dos partes deben poner lo suyo.