Continúa la investigación de un fármaco antiparasitario en la lucha contra el coronavirus

Continúa la investigación de un fármaco antiparasitario en la lucha contra el coronavirus

   El investigador Carlos Lanusse, director del centro de investigación veterinaria de la Universidad de Tandil, se refirió a aplicación de un antiparasito de uso animal que podría matar al coronavirus en tan solo 48 horas. Lo hizo en diálogo con el programa Hechos de radio que se transmite por LU2.

   «Nosotros venimos trabajando muy intensivamente con la ivermectina, que es un fármaco que primariamente se trabajó como un medicamento antiparasitario en la medicina animal y que en los últimos 18 años se utilizó también en medicina humana. A partir de ahí conformamos un consorcio con otros investigadores, estamos trabajando y tenemos un conocimiento de lo qué es la droga», abrió el profesional.

   «Sabemos que es segura, inocua y está disponible en el mercado veterinario y también en humanos. Esto se conjuga con una publicación  de un equipo de investigadores australianos, que descubrió en pruebas ‘in vitro’ que la ivermectina, el medicamento antiparasitario, puede matar el coronavirus en 48 horas», contó Lanusse, a raíz del estudio que publica Antiviral Research.

   «El hallazgo es haberlo demostrado in vitro que puede matar el virus con ivermectina a alta concentración. Aprovechando nuestro conocimiento, esto nos motiva a la posibilidad de plantear ensayos en vivo de pacientes con el virus, para ver si podemos demostrar alguna respuesta en relación al control del virus», comentó.

   A su vez, dijo que «esto es ciencia, los procesos biológicos no se pueden adelantar, aunque podrían acortarse estos tiempos por la situación de emergencia sanitaria en el que estamos, además de que en Argentina está aprobado el fármaco para seres humanos, aunque debemos tener la estandarización de un protocolo y el concentimiento de los pacientes que lo vayan a recibir el tratamiento. Luego vendría la etapa de inicio del tratamiento hasta que se pueda evaluar si hay respuesta o no. Si la respuesta es contundentemente negativa será más rápido que si es positiva, porque habría que seguir ajustando la dósis». 

   Lanusse señaló que este trabajo «es la conjunción de mi equipo de Tandil, seremos entre 12 y 15 personas abocado en lo macro de este ensayo, aunque seguramente convocaremos más médicos por la necesidad de la estandarización».

   «Cada paso es vital, pero este es el momento para demostrar la importancia de un proyecto científico y de la necesidad de contar con recursos y financiamientos adecuados. Este in vivo se está haciendo en varios lugares del mundo, aunque hoy al menos tres países nos están preguntando cómo actuar con este procedimiento. Por el momento, no hay otra evidencia científica para evitar el contagio del coronavirus que no sea el aislamiento, la cuarentena y lavarse las manos con agua y jabón, lo demás vendrá en el largo plazo»», cerró.