Carta de Sebastián Robiglio a su mamá María Luisa Jacobs de Robiglio

Carta de Sebastián Robiglio a su mamá María Luisa Jacobs de Robiglio

Mami:
Si eras fuerte carajo, dura, una roca por fuera y un corazón con tanto coraje. Utilizo la palabra coraje porque aún con miedos ibas siempre hacia adelante.
Más de 40 años de docencia marcaron tu vida, y aunque me decías que con los cambios genera- cionales las cosas se ponían a veces difíciles, seguías.
Hace 30 años tomaron el valor de adoptarme y darme una posibilidad, y de seguro no soy el más ejemplar pero gracias por tanto. Gracias por enseñarme no qué camino seguir, sino cómo saber elegir ese camino. Gracias por hacerme saber siempre de donde venía y nunca negarme la realidad.
Y no tenías la razón en todo, eso creo yo, porque si estuvieras acá seguramente seguiríamos debatiendo como dos testarudos los mismos temas de siempre y un chocolate por medio; pero me enseñaste que no se trata de tener la razón, se trata de sacarle el mejor jugo a cada debate, me enseñaste que no siempre se trata de decisiones, sino de buenas intenciones.
Hace 23 años, el gordo, el hombre de la casa nos dejaba, se convertía en ángel, y seguías.
Tenías grandes amigas que te ayudaron, pero nunca te victimizaste.
En el 2018 apareció esa enfermedad que tiene sólo camino de ida y seguías, te aferraste a Yessi y a mí, como una niña fuerte por fuera pero con mucho miedo por dentro, de todas formas le pusiste el pecho para salir, aunque a veces tirabas la toalla; estábamos ahí para levantarla y seguir peleando, fueron dos años de remarla tras todos los problemas que fueron apareciendo por medio, hasta que llegó el Covid, el mismo que algunos piensan que son inmunes o que no existe, la peleaste 5 días más, y estoy seguro que le pusiste todo el cuerpo.
El 23-10-20, 04:23hs, recibí la llamada que nadie quiere escuchar y que en algún momento llegaría.
Ahora descansa en paz y reencontrate con el gordo, que lo extrañabas tanto y siempre lo tuviste presente.
Ahora nosotros te recordaremos con tus historias, tus charlas, nuestros viajes juntos y convivencia.
Vuela alto y vuelve a abrazarte con papá!

Un abrazo al cielo!!! Seba, Yessi, Amitha y Gaia.

(Carta de Sebastián Robiglio a su mamá María Luisa Jacobs de Robiglio)