Cambios que llegan para economizar los procesos de la Justicia en pandemia

Cambios que llegan para economizar los procesos de la Justicia en pandemia

La sustitución de los expedientes en papel por unos totalmente digitalizados, es un cambio que le está aportando a los procesos de la Justicia un valor de sustentabilidad en un sentido amplio, que va más allá de la comodidad de tener la posibilidad de consultar una causa con apenas un click, a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Implica un compromiso mucho mayor, porque se suman herramientas nuevas e involucra de forma conjunta a todos los sujetos procesales, mientras pretende economizar en tiempo y recursos, para finalmente acelerar los pasos de un recorrido que prácticamente se realizará de ahora en adelante, de manera virtual con usuario y contraseña.

Los juzgados de primera instancia son los que acusan el mayor golpe, porque allí se inician los procesos, y ahora desde la primera hasta la última foja, cada presentación, escrito, demanda, prueba, resolución, sentencia, todo, debe estar digitalizado. Los Juzgados Civiles –en el Departamento Judicial de Trenque Lauquen hay 2- son un ejemplo de ello, y desde el N°1, su titular el Dr. Gustavo Bértola, consideró a ésta como una transformación positiva que todavía necesita desarrollo y sustento técnico, sobre todo de conectividad y elementos, pero que en poco tiempo hará que todo el proceso de una causa judicial transite a través de una plataforma digital y esté contenido en un espacio informático.

Todo digitalizado

“Es una verdadera transformación en cuanto a la implementación de los procesos. Se está pasando, de un proceso con soporte papel, o sea los viejos expedientes físicos, para llegar a un proceso electrónico y que todo se instrumente de esa forma” explicó el funcionario local en el marco de una entrevista que realizó para el programa “La Letra Chica” que se emite por Radio Omega.

Según analizó Bértola, “con la pandemia de Covid-19 se ha producido una aceleración en estos cambios, y desde hace mucho, sobre todo en el fuero Civil y Comercial, las firmas ya son electrónicas, porque cabe aclarar que estaba conviviendo un expediente mixto en papel y electrónico y no era obligatorio para todos los actos procesales”. A partir de esta condición sanitaria que prevalece, y que “restringe la circulación de personas, hubo que apurar esos cambios hacia un proceso totalmente electrónico” agregó.

Las modificaciones fueron adoptadas desde la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, y mediante una acordada se implementó en todo el territorio bonaerense, con un objetivo a mediano plazo por lo cual “se han incorporado nuevas tecnologías para lograr un servicio de justicia más eficiente” explicó Bértola.

El titular del Juzgado Civil y Comercial N°1 indicó también que “no sólo las notificaciones y las presentaciones de abogados son electrónicas, las demandas, las resoluciones que saca el Juzgado también, nada se imprime, y también las piezas que hay que incorporar dentro del proceso como prueba documental o informes. Todo eso se digitaliza, entonces desaparece el expediente físico. Con esto va a llegar un día en que uno va a entrar a un juzgado u órgano judicial y no va a encontrar ningún expediente a la vista, va a estar todo contenido en un soporte informático”.

También las audiencias

En la actualidad, todas las dependencias de Corte deben iniciar y continuar los expedientes en formato totalmente electrónico. Pero además, hubo otro cambio trascendental en este proceso: las audiencias por medio de la utilización de herramientas telemáticas (en este caso el soporte utilizado es Microsoft Team), es decir, que se pueden realizar estas “videoconferencias” aunque las partes se encuentren a cientos de kilómetros.

“Analizado sólo desde lo económico, es conveniente el proceso electrónico. Por ejemplo, la cantidad de inmuebles que necesita el Poder Judicial cambia cuando utiliza un soporte papel y pasa a otro electrónico, los espacios que se necesitarían serían mucho menores incluso hay oficinas que con el tiempo van a desaparecer como las de archivo porque con el tiempo no vamos a tener nada que archivar” consideró Bértola. Y como resultado del cambio también mencionó “los gastos de traslados (que también impactan y mucho en el fuero penal ya que incluyen a las fuerzas de seguridad, además de letrados, imputados y víctimas de los procesos), especialmente en departamentos judiciales como el nuestro con grandes extensiones en el territorio”.