Berni unificó el mando de todas las policías y puso a un uniformado a cargo

Berni unificó el mando de todas las policías y puso a un uniformado a cargo

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, avanzó en las últimas horas con la unificación de todas las fuerzas policiales de la provincia y volvió a establecer un mando único en manos de un uniformado, tras varios años de control civil.

La medida fue plasmada a través del decreto 141/2020, a través del cual Berni creó, con efecto retroactivo al 11 de diciembre de 2019, la Jefatura de Policía como “organismo de conducción superior de las Policías de la provincia de Buenos Aires”.

Hasta ahora, las diferentes fuerzas policiales (la Policía Distrital, la Policía Comunal, la Policía Local, el Comando de Patrulla y la Policía Científica) estaban divididas en cuatro superintendencias que tenían como terminal la subsecretaría de Planificación e Inteligencia Criminal, a cargo de un civil.

A raíz de estos múltiples comandos, muchas de estas fuerzas actuaban en los distritos de forma descoordinada, con superposiciones de funciones, lo que despertaba las quejas de los intendentes.

Es por ello que desde su asunción, Berni venía insistiendo en la necesidad de unificar a las distintas fuerzas, logrando una coordinación más homogénea de su actuación en territorio. Con este objetivo, en los primeros meses mantuvo encuentros con intendentes de todos los partidos, con la intención de darle, además, más juego a los jefes comunales en las decisiones locales.

Como contó DIB, el anuncio de los cambios estaba previsto para marzo y las conversaciones con los intendentes se encontraban avanzadas, pero la crisis por el avance del coronavirus opacó todo.

Pese a ello, Berni decidió dar el primer paso y ordenar internamente las diferentes fuerzas. En los considerandos del decreto, el ministro de Seguridad sostuvo que “resulta sustancial reforzar la cadena de mando de las policías de la Provincia, ubicando con dependencia de una conducción superior a las distintas especialidades policiales”.

Esto, según el decreto, “coadyuvará a la supervisión y ejecución de las políticas de seguridad, optimizando la coordinación estratégica y por consiguiente la respuesta operativa en el vasto territorio provincial”.

Las funciones del Jefe de Policía (que hasta la reforma era llamado Superintendente General), serán ejercer la coordinación estratégica de las diferentes fuerzas, ordenar todas las cuestiones vinculadas con el movimiento, situación de revista y distribución del personal policial, y definir los planes de formación y las sanciones disciplinarias.

Reentrenamiento

En los planes de Berni figura también avanzar con un plan de reentrenamiento de los policías de la provincia, muchos de los cuales tuvieron apenas un año de formación, a partir de la creación de la Policía Local.

También contempla la reforma de los planes de estudio de las academias policiales, para buscar una mayor “profesionalización” de los nuevos efectivos.

Uno de los reclamos de los alcaldes en la ronda de encuentros con Berni fue el abandono en el que cayeron las escuelas descentralizadas, creadas para entrenar a policías que luego se quedaran en el distrito.

En cuanto al reentrenamiento, los intendentes muestran muchos reparos, ya que implicaría sacar de la calle a uniformados que hoy cumplen tareas de prevención y patrullaje. (DIB)