Ayuda alimentaria: el Comité Social analizó el estado de situación

Ayuda alimentaria: el Comité Social analizó el estado de situación

El Comité Social, creado para coordinar acciones que permitan garantizar el bienestar de los sectores más vulnerables en el marco de la contingencia sanitaria por la pandemia de Covid 19, concretó su segunda reunión virtual en la que se abordó el estado de situación en relación a la asistencia alimentaria que se brinda a familias del distrito, se trabajó en la actualización y cruzamiento de datos y en el armado de un programa municipal de contención al adulto mayor, que podría ponerse en marcha como prueba piloto a partir de esta semana, entre otras iniciativas que forman parte del plan integral que se puso en marcha.
Del encuentro, que se desarrolló el viernes a través de la plataforma Zoom, participaron funcionarios de distintas áreas municipales, referentes de instituciones locales y dirigentes políticos conforman este organismo que preside la subsecretaría de Desarrollo Humano del Municipio, Cristina Ferster.
La directora de Asuntos Comunitarios, Mariana Singlar, comentó “se están entregando 303 viandas diarias desde la estructura de Casa del Niño, se ha asistido a 1.193 familias, que se traduce en 2.398 bolsones de alimentos y también desde el área de Educación se informó sobre el trabajo que están realizando a través del Consejo Escolar con la entrega de 2.500 bolsones”.
También se trabajó en el cruzamiento de datos entre las distintas instituciones como ANIN, Cáritas, Patronato de Liberados, Barrios de Pie, Partido Justicialista, sistema educativo, comisiones barriales y particulares que colaboran con la ayuda alimentaria.
Además se precisaron distintas cuestiones vinculadas las Tarjetas AlimentAR

Adulto mayor
Entre las iniciativas que se plantearon en la reunión virtual se destaca la organización de un programa municipal de contención al adulto mayor que, como explicó Singlar, “era una necesidad que se estaba generando porque si bien se empiezan a flexibilizar muchas actividades, nuestros abuelos deben quedarse en casa”.
“Se pensó en armar un dispositivo a través de una línea telefónica para establecer el contacto y luego derivar el pedido a cada una de las zonas programáticas, de acuerdo a las direcciones de estos abuelos para que se pueda acercar un promotor de salud junto con un voluntario (del listado municipal de voluntarios) y se los pueda asistir con trámites administrativos y compras de alimentos o remedios”, agregó.