Andrés Avalis: “Vamos a salir de este mal momento trabajando”

Andrés Avalis: “Vamos a salir de este mal momento trabajando”

Andrés Avalis dirige una de las industrias que ya son parte del escenario histórico de la ciudad. Lleva más de 30 años trabajando en torno a la hidráulica, ha ido avanzando con el correr de los años con el paso sostenido de la tecnología y hoy mantiene una empresa que trabaja muy fuerte en La Pampa y Córdoba. Ayer La Opinión dialogó con Andrés, visitó las instalaciones, comprobó la pasión por los “fierros” que se vive dentro del taller y conoció algo más de esta gran maquinaria que es la hidráulica, presente en grandes cosechadoras como en una camilla de un quirófano.
Con más de 30 años metiendo sus manos en maquinarias, Andrés habló de todo, de cómo era el trabajo en esos primeros tiempos a la modernización tecnológica de la actualidad. “Ha ido todo evolucionando en torno a la hidráulica, antes era algo casi exclusivo al campo y con el correr de los años la hidráulica fue ganando terreno en varios ambientes, se ha vuelto más sofisticada, y hemos pasado a reparar máquinas agrícolas y viales, a direcciones de autos hidráulicas. Ha ido todo avanzando y uno tiene que seguir estudiando y capacitándose, haciendo cursos, porque ahora todo está muy ligado a la electrónica, y lo que antes lo hacías bajando una palanca, ahora lo haces apretando una tecla”, explica Andrés quien con varios años en el rubro no deja de capacitarse. Además, agrega: “La hidráulica hoy en día está en todos lados, desde los camiones o tractores, a las direcciones de los autos, pero también en cosas que muchos no saben, como puede ser la camilla de un quirófano o el sillón de un dentista. Todo eso tiene un mecanismo y un movimiento hidráulico, porque la hidráulica está presente en toda la industria”.

Los cambios
Con tantos avances informáticos, mecánicos, el día a día de la industria lleva a un constante aprendizaje. Avalis sostienen que “los cambios son para bien, lo que ocurre es que los cambios no acompañan al país. Los cambios tecnológicos son para las maquinarias de un primer mundo y al país le falta eso, no se consiguen repuestos y lo que se hace es reparar, arreglar. En este país reparamos todo. Hay vehículos hoy en día que si se rompe un retén, que vale unos $400, no se consigue y entonces hay que cambiar la bomba hidráulica que vale $9.000. Es decir, los avances son muy buenos, pero no van acompañados con el país”.
Hidráulica Trenque Lauquen ha sabido estar en varias locaciones a lo largo de su historia de vida. “Hemos estado en la Ruta 33, también en la Ruta 5, y atrás de la vía, ya hace unos 15 años que estamos acá en la García Salinas y es importante estar en este lugar”, sostuvo Andrés quien, asimismo, remarca que, también debido al avance informático, ahora las ventas y contrataciones se hacen vía web. “Ahora se trabaja mucho por Internet, por la web. A nosotros nos conviene estar acá, en el acceso de la ciudad. Es común que entren al local viajantes a pedir una tarjeta por si alguna vez necesitan algo, pero como al local de ropa le conviene estar en el centro, a nosotros nos sirve estar acá. Pero desde hace tiempo venimos viendo que se trabaja mucho más por Internet, nosotros publicitamos nuestros trabajos en una revista nacional, donde ofrecemos nuestra fabricación de centrales hidráulicas, y así tenemos un gran mercado en La Pampa y Córdoba”.

En pandemia
Para Avalis y su equipo de trabajo, compuesto por su mujer “la encargada de hacer todos los trabajos que a mí no me gustan, como lo es todo lo administrativo, los papeles, facturación, los bancos”, más los chicos del taller “cada uno tiene su labor determinada, uno es el que desarma y arma, otro repara y se encarga del banco de prueba” y el propio Andrés quien se encarga de los presupuestos y de certificar que todo el trabajo se haga de la mejor manera, el trabajo durante la pandemia se ha desarrollado de manera “normal”. Así lo remarca él: “Cuando se decretó la cuarentena cerramos y empezamos a hacer una especie de limpieza y orden en el taller, porque pensábamos que íbamos a tener tiempo, pero no fue así. Rápidamente sacamos el permiso para trabajar, porque tenemos muchas maquinarias municipales y durante toda la pandemia hemos trabajado muy bien, hasta un poco más”.
Cuenta además que ya no son habituales los trabajos en “campo”. “En caso muy excepcionales vamos al lugar. Lo habitual es que, si se rompe un tractor o una cosechadora, por ejemplo, sea un mecánico quien se encargué de desarmar y ellos nos mandan a nosotros para que nos encarguemos de arreglar el sistema, lo mandamos al banco de prueba y recién ahí se devuelve al mecánico para que instale otra vez todo”.

Vamos a salir adelante
Por último, Andrés Avalis y su grupo de trabajo dejaron un mensaje y saludo para toda la industria local: “Le mando un saludo a toda la gente y colega de la ciudad y la región. Son momentos difíciles los que estamos pasando, pero siempre hemos atravesado estos momentos y supimos salir adelante. Los argentinos somos todos muy trabajadores y vamos a salir adelante trabajando”.