Alto en el cielo

Alto en el cielo
Newells también lloró a Diego: llegó en 1993, tuvo un paso fugaz en el que jugó sólo cinco partidos oficiales, pero sembró un amor eterno y fue bandera. La gente dejó flores y mensajes en las paredes del estadio.