Actividades que se flexibilizan en la fase 4 del ASPO y anuncio de severos controles

Actividades que se flexibilizan en la fase 4 del ASPO y anuncio de severos controles

El intendente municipal, Miguel Fernández, anunció ayer las nuevas actividades que podrán comenzar a realizarse en esta nueva etapa de flexibilización a partir del inicio de la fase 4 del aislamiento preventivo, según lo dispuesto por el Gobierno nacional para prevenir la propagación del coronavirus, recalcó que “el sistema de salud ya está preparado” para luchar contra la enfermedad y apeló en forma reiterada a la responsabilidad social en el cumplimiento de los protocolos establecidos porque de lo contrario “la batalla que hoy tenemos dominada la podemos empezar a perder”.
Fernández anunció además el comienzo de actividades físicas recreativas administradas en una conferencia de prensa en el Centro Cívico, acompañado por el subsecretario de Salud, Sergio Valente; la directora del Hospital Orellana, Nora Grinberg; el secretario de Gobierno, Gustavo Marchabalo, y la subsecretaria de Desarrollo Productivo y Económico, Clarisa Fabris. También remarcó que habrá estrictos controles en lo que hace al cumplimiento de los protocolos sanitarios sobre todo en bancos, lugares de cobro y supermercados, asegurando que el Municipio pondrá su máximo esfuerzo en los lugares “dónde está la mayor concentración de gente y los mayores riesgos, no en las trampitas individuales”.

Nueva fase
Durante el desarrollo de la conferencia de prensa el intendente abordó tres aspectos fundamentales: Cómo fue evolucionando el aislamiento social, la situación sanitaria actual y las responsabilidades y el control para llevar adelante esta nueva etapa.
En un principio recalcó que “la cuarentena fue necesaria porque el país no estaba preparado para enfrentar a la pandemia”. “Había que tomar conciencia y ganar tiempo y conocer más la enfermedad, y creo que fue exitosa, pero como todos sabemos es bastante difícil de sostener a través del tiempo”, señaló.
Asimismo consideró que “podemos pasar a esta nueva fase porque el sistema de salud está preparado, que es uno de los requisitos fundamentales para poder pasar a esta etapa, además porque tenemos menos de 500.000 habitantes, porque nuestro tiempo de duplicación de casos es menor a 25 días, de hecho es infinito porque como no tenemos casos es imposible calcular ese tiempo de duplicación, y porque además en nuestro caso no tenemos circulación local del virus”.

Contagiosidad
Como un dato a tener en cuenta Fernández precisó que “la contagiosidad es posible dos días antes que la persona tenga síntomas con lo cual puede estar contagiando sin saberlo, y por eso es tan importante el uso del tapabocas”.
En cuanto a las poblaciones vulnerables, Fernández apuntó a la de los geriátricos, “por las comorbilidades y por el mayor grado de cercanía entre personas”. “En estos casos el virus no entra por otro lado que no sea a través del personal que atiende en los geriátricos y sobre eso estamos trabajando intensamente”, remarcó.
También el personal de salud es población vulnerable “porque trabajan en grupos compactos, en lugares donde se concentran los pacientes y hay que tener en cuenta que el 15% de la población que se enferma pertenece a sectores de salud, también las situaciones de calle generan vulnerabilidad y los asentamientos precarios, básicamente por el hacinamiento en el lugar”, sostuvo el jefe comunal.

Responsabilidad
Respecto de los controles para que todo funcione bien, Fernández sostuvo: “La responsabilidad es nuestra, es de todos, acá no hay posibilidad de que mágicamente pongamos un policía en cada puerta para hacer que las cosas funcionen. Nadie tiene que hacerse el distraído, es imposible que el Estado controle las conductas individuales”.
En forma enfática, Fernández apeló a la responsabilidad porque “no se puede sostener la cuarentena eternamente porque no hay comunidad que aguante”, pero dijo que “todavía no se va a poder volver a la vida de antes”. A modo de ejemplo señaló lo que está sucediendo en algunos accesos: “Nosotros sabemos todo lo que pasa, cuando alguien va (con el auto) y deja del otro lado del montículo (de tierra) a alguno y sale por el acceso sólo y luego lo pasa a recoger, lo sabemos pero no podemos controlarlo, si no hay responsabilidad vamos a tener problemas y la batalla que tenemos dominada la podemos empezar a perder”.
Sobre los controles aseguró que serán estrictos con los bancos y lugares de cobro que deberán respetar un protocolo sanitario que fue diseñado por las autoridades de salud y “hacer cumplir el distanciamiento social, el uso de barbijos y manejarse con turnos”. En este sentido consideró que “otro tema fundamental es el tema de los accesos a la ciudad”. Y dijo que también habrá controles “en las salas de espera en el Hospital, en los consultorios”. “Donde haya espera hay que cumplir con los protocolos y también vamos a ser inflexibles”, aseguró.
Respecto de los geriátricos dijo que se ha pedido actualizar la base de datos de las personas que trabajan en los mismos. “Y tenemos que estar atentos a los síntomas y a la exclusión precoz del trabajador que está en estos lugares para que no contagie, un error ahí es fatal o es grave y en los centros salud perfeccionando el sistema y el cumplimiento de los protocolos”, marcó.

Preparado

En cuanto a la situación del sistema de salud el intendente Fernández aseguró que “ya está preparado en varios aspectos”. “Tenemos un enorme stock de equipos de protección para los trabajadores, se entrenó al personal en el uso del equipamiento y la gente ha ganado confianza, está trabajando más cómoda en las áreas críticas porque hubo un trabajo de segmentación de salas y la nueva Guardia ayudó mucho, también los consultorios externos bien organizados y la protocolización de la asistencia”, remarcó.