Actividad comercial: hay expectativas por un leve cambio de tendencia a partir del primer trimestre

Actividad comercial: hay expectativas por un leve cambio de tendencia a partir del primer trimestre

De acuerdo a un informe de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires, difundido por el Nucleamiento Empresarial del Noroeste Bonaerense, la caída de las ventas minoristas bonaerenses no se detuvieron (tampoco) en el mes de diciembre. Manteniendo la tendencia a la baja, el comercio minorista en la provincia de Buenos Aires tuvo una merma interanual del 4% en el último mes del año, lo cual derivó en que el período 2019 sufriera una contracción respecto a 2018 del 11,9%.
Por primera vez, y después de varios períodos, las ventas de supermercados bonaerenses tuvieron un aumento interanual, que se vio reflejado tanto en el conurbano como en el interior de la provincia de Buenos Aires. Si bien las variaciones positivas son menores (Conurbano: 0,5%; e Interior 4%), es un dato para seguir con atención en los próximos meses teniendo en cuenta las medidas que tomó el gobierno nacional de aumentar los salarios y las jubilaciones.
La baja rentabilidad en los locales comerciales se explica, en gran medida, por los aumentos de costos y la baja en los niveles de consumo. Más precisamente, en el 95% de éstos la rentabilidad disminuyó, aumentando en el 98,5% de los casos sus costos. Hay gran expectativa por un leve cambio de tendencia a partir del primer trimestre de 2020.

n Comercios
Tras tres meses de bajas consecutivas, las ventas de comercio por metro cuadrado registraron una suba interanual del 1,5% en el mes de octubre. De esta manera, en los primeros diez meses de 2019 la caída fue del 1,3%. Las medidas del gobierno nacional para la recuperación del consumo podrán advertirse recién en el primer trimestre de 2020, según señala el informe.
La baja rentabilidad en los locales comerciales se explica en gran medida por los aumentos de costos y la baja en los niveles de consumo. Más precisamente, en el 95% de éstos la rentabilidad disminuyó, aumentando en el 98,5% de los casos sus costos. Hay gran expectativa por un leve cambio de tendencia a partir del primer trimestre de 2020.
El congelamiento de las tarifas sumado a los aumentos salariales y jubilatorios ayuda a morigerar la situación descripta anteriormente.

n Perspectivas
Según señalaron desde FEBA, comienza a advertirse una baja en las tasas de interés para PyMES y eso es una buena noticia. No obstante, en un contexto de baja rentabilidad las tasas continúan siendo elevadas. Las empresas no cuentan con capital disponible para financiar sus inversiones por lo cual el sendero de reducción de tasas iniciadas es un gran paso.
n La estabilidad del tipo de cambio favorece la lucha contra la inflación y una eventual reducción de la dinámica de precios al mismo tiempo contribuye para una merma en las tasas de interés que promueven tanto el consumo como la inversión.
n El primer trimestre de 2020 será clave para ir conociendo los nuevos pasos de la economía de nuestro país, más aún teniendo en cuenta la necesidad que tiene el gobierno por salir de la presión financiera que significa la elevada deuda contraída en los últimos años y que puede complejizar aún más el escenario actual.
A nivel nacional, la actividad comercial continuó evidenciando el fuerte deterioro de los últimos 2 años. En octubre, la caída interanual fue del 1,3% acumulándose así una contracción del 10,8% en los diez primeros meses de 2019.
La reducción de las tasas de interés, las medidas para favorecer el consumo y el congelamiento de las tarifas son decisiones en la dirección correcta para quebrar con esta tendencia decreciente.