91º aniversario del Club Agustín Alvarez

91º aniversario del Club Agustín Alvarez

Reseña histórica de la entidad: 1929 – 2020

*Elaborado por Dino Fileccia a partir de los escritos del ex presidente Eduardo N. Di Risio.
Una de las entidades más queridas del ambiente social, cultural y deportivo, cumple hoy un año más de vida.
Una labor que nunca conoció paréntesis ni detenciones es su constante lucha por llegar a configurarse en una sólida entidad, unida de compañerismo, comprensión y pertenencia fueron siempre sus ideales. Esta es su marcha, su vida, sus comienzos y adelantos.
NACE LA ENTIDAD:
Un 9 de abril de 1929, en la modesta casa, propiedad de la familia Spina, ubicada en calle Rio Bermejo 222 (numeración vieja, continua a lo que es hoy la Escuela N°4), en el viejo barrio ‘Villa Garibaldi’ un abnegado grupo de muchachos llenos de espíritu, con ansias de crear, de trabajar por el bien de la sociedad, se imponían a fundar el Club y Biblioteca Agustín Alvarez.
Fue esa reunión en la que quedó formalizada la una nueva institución, dándole legalidad, ya que el origen se remonta al 1927 cuando estos jóvenes, alumnos de la Escuela N°4, se juntaban para practicar el deporte entre similares escolares.
Los jóvenes fundadores, eran entre otros: Luis Parise, Pascual Aiello, José Spina, Jesús Emparg, Roberto Alvarez, Carmelo Martínez, Juan M. Quaquaro, Romeo Quaquaro, José Gómez y Antonio Aita. (Paradoja del destino: 70 años después, la calle Rio Bermejo fue rebautizada por Av. Antonio Aita, en homenaje a una de las personas más importantes en el ámbito cultural, social y politico de 9 de Julio). Tiempo después se sumaron nuevos integrantes, sumando nuevos valores, que con igual fervor tiraron del carro triunfal de la entidad, entre ellos: José Toledo Chiqui, Alberto Di Risio, Antonio Crosa, Domingo Crosa, Alfredo Mastrangioli, Raúl Cervatte, Luis Aita, Alberto Aita, Ramon Miglerina, Francisco Di Marco, Gerardo Lamanna, Julio Fernández, Luis Navarro, Félix Alvarez, Francisco Yaconis, Pedro Echeverria, Antonio Carusso, Osvaldo Urrutia, Ricardo Loaldi y Obdulio Cosmelli entre otros.
Estos jóvenes nunca imaginaron que estaban dando cima a una institución que, 91 años después, exhibiría una imagen de extraordinario relieve como la que hoy muestra nuestro querido club.
ORIGEN DEL NOMBRE
Fue Enrique P. Cano, director maestro de la Escuela N°4 quien no trepido en sugerirles el nombre del Dr. Agustín Alvarez, filósofo y sociólogo ilustre argentino, nacido en Mendoza en 1863 y fallecido en Buenos Aires en 1914 del que el Sr. Cano era admirador para denominar a la institución que habían creado.
Junto con Enrique Cano, no podemos dejar de mencionar algunos nombres, que, junto a los jóvenes fundadores, figuraran con letras de oro en la literatura fundacional: entre ellos Arturo A. Cano (maestro y bibliotecario), José Marti (director de teatro) y Pedro Cervatte (presidente honorario).
En 1949, y en el marco de los festejos por el primer título de Liga, el hijo del Dr. Agustín Alvarez fue invitado y se le entregó una plaqueta conmemorativa.
PRIMEROS AÑOS:
La primera secretaria del club se ubicó a pocos metros desde donde días antes habían fundado el club: en Rio Bermejo 369. La misma era propiedad del Sr. Luis Carletti.
A los pocos años, se traslada a la esquina de las calles Yrigoyen y La Rioja, lugar que permaneció durante varios años. Fue punto de toda reunión y fiestas.
En el año 1933 se fundó la biblioteca, y en el 1971 pasó a denominarse Arturo A. Cano, en homenaje a su antiguo bibliotecario.
El club fue uno de los miembros fundadores de la actual Liga Nuevejuliense de fútbol en el año 1941.
Fue por la década de los años 50, que la secretaria y sede del club se trasladó a un nuevo y amplio salón en Av. San Martín y Libertad.
En 1960 y luego del sacrificio de dirigentes y simpatizantes “Rojos”, adquieren la sede propia. Lugar que por muchos años fue sede social, biblioteca y salón de eventos del club. La misma estaba ubicada en Av. San Martín e/ San Juan y Sgo. del Estero.
En el año 2001 se traslada la biblioteca Arturo A. Cano al predio del club, sobre calle Entre Ríos, con una moderna estructura y con la misma oferta cultural de siempre.
En el año 2004 se iniciaron las gestiones para trasladar la sede, secretaria y salón de eventos también al predio del club, logrando de esta manera, concentrar todas las actividades en el mismo lugar. Fue así, que luego de cuatro años de inmensa labor, se inauguró un moderno salón de eventos con capacidad para 220 personas y otro para 50 personas. El salón principal fue bautizado con el nombre de ‘’Antonio Aita’’ quien fue miembro fundador, presidente y fiel colaborador de la institución. Junto a los salones, funciona la actual secretaria ‘’Adolfo A. Ghergo’’ en Santa Fe 1785.
COMISIONES DIRECTIVAS
La primera comisión se formó el día 29 de abril de 1929: PRESIDENTE: Luis A. Parise; VICE: Juan M. Quaquaro. Le completaban: José Spina, Antonio Aita, Julián Emparq, Jesús Gómez, Roberto Alvarez, Romeo Quaquaro y Carmelo Martino.
A lo largo de sus procesos conto con la presidencia de: Luis Parise; Antonio Aita; Pascual Aiello; Hipólito Morelli; Antonio Rodriguez; Eduardo N. Di Risio; Ernesto Josserme; Mario Langono; Enrique Zitelli; Pedro Parisse; Edgardo Di Risio; Aníbal Torres; Daniel Ferrari; Rodolfo Zapatielo; Juan Carlos Di Toro y Alberto Mari.
En la actualidad (Período 2017-2020) la comisión directiva está formada por: Alberto A. Mari PRESIDENTE; Eduardo Ghergo VICE; Julio Pino SECRETEARIO; Ángel Balle PRO; Hugo Aita TESORERO; Dino Fileccia PRO; Gustavo Gabilondo, Luis Febula, Hector Toledo VOCALES.
ESCENARIOS DEPORTIVOS:
El primer campo de juego fue alquilado. Estaba ubicado en la manzana formada por las calles Rio Bermejo, Rio Paraná, Freyre y Lagos. En unos de sus ángulos había un palomar. Desde allí viene precisamente el apodo “Los Rojos del palomar”.
Primeros partidos: A tan solo cinco días de haberse formado oficialmente el club, un 14 de abril, el Rojo juega su primer partido oficial frente a Liberpool. Fue victoria por 3 a 1. Una semana después de enfrenta a Deportivo Norumbega empatando 1 a 1. El tercer partido fue frente Misterio también termino 1 a 1. Derrotan luego a Mariano Moreno 2 a 1, nuevamente a Liberpool por 4 a 0, 0 a 0 con Unión, nuevo triunfo frente a M. Moreno por 3 a 2. Luego de un invicto de 8 partidos, caen frente a Dudignac por 4 a 2. Todos los equipos, salvo Dudignac, hoy se encuentran extintos.
Años más tarde adquiere unos terrenos a pocos metros del primer escenario, ubicado en las calles San Juan y Freyre. Fueron varios años que el “Rojo” hizo de local en esa ubicación hasta trasladarse en la década del 70 al actual predio rodeado de las calles: Santa Fe, Pueyrredón, Entre Ríos, Corrientes y Perito Moreno.
El estadio “Antonio Crosa” fue inaugurado el 14 de mayo de 1972, en un partido en el que el Rojo recibió a Once Tigres.
TÍTULOS DEPORTIVOS
A lo largo de los más de 90 años de existencia, el Club y Biblioteca Agustin Alvarez ha gritado 15 veces campeón. La exitosa vida deportiva comienza en el año 1935 consiguiendo el ascenso a la liga deportiva del oeste, cuando aun no existía la LNF. Ya con la creación de la LNF, el Rojo se conoro 8 veces campeón del año: 1949; 1956; 1957; 1961; 1980; 1996; 1997 y 2019. Además, se corono en los promocionales 1979, 1980 y 1996 los últimos de manera invicta, y los mayores 1975 y 1997. También logro el interligas del año 2008.
Desde la creación de la LNF en 1941 hasta la fecha, es el único club del partido que no ha descendido.
ESCUELA DE FÚTBOL:
El club cuenta con una escuela de fútbol, bautizada con el nombre de unas de las grandes glorias del rojo: “Humberto A. Galvani”. Beto, fue jugador, técnico y dirigente rojo. El legado más importante que nos ha dejado en el club, fue la de inculcar a los pibes el sentido de pertenencia. Su búsqueda permanente de juveniles para sumarse a las filas del rojo ha hecho que muchos dejen la “calle” y se inserten en una gran familia llamada Agustín Alvarez.
La escuelita de futbol tiene sus orígenes en 1984, cuando fue creada por Vicente Videla. En sus 35 años de existencia, la misma se ha encargado de formar a cientos de niños y adolescentes, no solo en el ámbito deportivo, sino también en los valores y enseñanzas que el fútbol nos deja.
Fue bautizada con el nombre del Beto en el año 1990, bajo la presidencia de Quique Zitelli y ante la presencia de cientos de personas que se reunieron para homenajearlo.
Actualmente la escuela es coordinada por Mariano Delamer. Cuenta con alrededor de 200 chicos de todas las edades.
Por esta escuela, han comenzado su carrera grandes glorias de rojo, por eso estamos muy orgullosos de seguir apostando al “Semillero Rojo”.
ACTUALIDAD:
El 2020 nos encuentran en vías de expansión. En los últimos años, el club ha incorporado varias disciplinas, con el firme propósito de abrir el club a la gente. Fútbol en todas sus edades, Tenis, Gimnasia y fútbol femenino son las actividades que a diario se practican en las instalaciones del club. También esperamos en el corto plazo, poder ofrecer en la biblioteca, diferentes actividades culturales.
La solidez económica y financiera sumado a la gran cantidad de gente que se ha acercado al club en el último tiempo, nos permite iniciar obras que son necesarias para la vida institucional. Es el ejemplo de las canchas de tenis y la futura cancha auxiliar.
PALABRAS FINALES:
Muchos fueron quienes desfilaron por las diversas actividades y todos, sin excepción, pusieron su granito de arena para conseguir lo que es hoy Agustín Alvarez, que siempre ha estado sirviendo a la comunidad a la que pertenece, especialmente a la juventud, que tuvo su lugar de sano esparcimiento y así escapo a problemas que podían llevarla a terrenos no deseables. Dice ello que ha cumplido una tarea social y deportiva de alcance ilimitado, lo que no todos saben apreciar en esta clase de entidades.
Nació para el deporte (mejor decir para el fútbol) pero sus dirigentes noveles, inmediatamente captaron que no solo podían enmarcarse en esa sola disciplina, por lo que de inmediato la convirtieron en deportiva, social y cultural. Durante nueve décadas pasaron por sus escenarios importantes personajes, que dejaron el sello de su personalidad en esas manifestaciones ciudadanas. De ahí que el fútbol, basquetbol, box, patín, gimnasia y tenis, para lo físico, todo tipo de espectáculos en lo social, y biblioteca, ajedrez, teatro, literatura y plástica para el espíritu, constituyen la sólida base de su formación exhibida a lo largo de su vida institucional.