Cómo prevenir una fractura de cadera

Salud y Bienestar 09 de junio de 2018 Por
La acción preventiva debe comenzar con la detección, por parte del médico de cabecera, de aquellos ancianos con riesgo de caerse y fracturarse.
Fractura-1-960x1280

Más del 90 % de las fracturas de cadera son producidas por caídas. Del 60 % de esas caídas sufridas por los ancianos ocurren en la casa o alrededor de ésta. Los factores desencadenantes suelen ser la utilización de calzado no apropiado, los resbalones sobre suelos mojados o tropezones con obstáculos en el hogar, entre otros.

La acción preventiva debe comenzar con la detección, por parte del médico de cabecera, de aquellos ancianos con riesgo de caerse y fracturarse, a quienes se les hará una valoración clínico geriátrica integral, actuando sobre factores de riesgo. Esta acción continuará mediante el diagnóstico y tratamiento de enfermedades que puedan ocasionar las caídas y la consiguiente fractura, como son:

- La hipertensión.

- La diabetes.

- Las enfermedades cardiovasculares.

- Los problemas de visión.

- La adicción al alcohol.

- La depresión.

- Los defectos nutricionales.

Se pueden prevenir las caídas

La mejor forma de prevenir las fracturas es manteniendo una adecuada actividad física, acorde con la edad y características de cada persona. Se recomiendan en general paseos de 30 minutos al día como mínimo, ya que esto mantiene en buen estado a los músculos y permite a las articulaciones no perder sus rangos de movilidad.


No se puede dejar de mencionar, la buena y equilibrada alimentación, puesto que la desnutrición es otro elemento de riesgo importante para prácticamente todas las enfermedades.
 Las mujeres son las que con mayor frecuencia sufren fractura de cadera tras la caída accidental (75% de los casos).

Tanto en los hombres como en las mujeres las tasas de fractura de cadera aumenta exponencialmente con la edad. Personas de 85 años tienen de 10 a 15 veces más probabilidades de sufrir fracturas de cadera que las personas de 60 años a 65 años.

La osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se hagan porosos, aumenta el riesgo de sufrir una fractura de cadera tras una caída.

                                                            cadera

 

Recomendaciones generales de prevención

- Favorecer una nutrición correcta.

- Practicar una actividad física adecuada.

- Reducir factores de riesgo que dan lugar a la pérdida de masa ósea como el consumo de alcohol y tabaco, una inmovilización prolongada, etc.

- Promover la necesidad de un hábitat adecuado, es decir, buena iluminación, accesos, suelos, supresión de barreras, eliminación de alfombras, para la prevención de caídas.

- Controlar el consumo de medicamentos que suponen un factor de riesgo.

- Recomendar programas de activación física y mental en personas ancianas.

- Realizar una densitometría ósea. Mide la densidad de aquellos huesos más propensos a fracturarse: cadera, columna vertebral y muñecas.

- Ingiera suficientes proteínas para desarrollar músculos y calcio y vitamina D para fortalecer sus huesos.

La operación alivia el dolor y permite la recuperación de la movilidad.

El tratamiento generalmente incluye una cirugía y hospitalización. El médico puede recomendar un reemplazo parcial o total de cadera si el suministro de sangre a la cabeza femoral de la cadera se dañó durante la fractura. Dependerá, además, de las características de la fractura (localización, calidad del hueso y desplazamiento).

El objetivo primordial de la cirugía es aliviar el dolor y esto se reflejará en una mejor la calidad de vida en el paciente.

FUENTE  Alejandro Druetto, especialista en Ortopedia y Traumatología (MN. 99324).

Te puede interesar