Hipotiroidismo: "El yodo sigue faltando en la dieta"

Salud y Bienestar 27 de mayo de 2018 Por
Marcelo Nallar, director del hospital Arturo Oñativia, informó que desde el nosocomio se realizó un muestreo pequeño para conocer cuál era el grado de yodo en la sangre de los salteños.
1527391750509

El profesional recordó que históricamente se sabe que Salta, Jujuy y el sur de Bolivia son áreas endémicas de bocio. "Esto se debe a que la tierra en que se cultivan nuestros alimentos no tiene yodo y esta es una sustancia fundamental para el buen funcionamiento de la glándula tiroides", destacó.

Ante esta carencia, la tiroides se inflama y se genera lo que se conoce como bocio. En el caso de Argentina, y a través de una normativa nacional, el agregado de yodo a la dieta es a través de la sal.

Esta normativa fue impulsada justamente por el investigador de la glándula tiroides Arturo Oñativia. "Esta ley está en vigencia y se supone que todas las sales tendrían que tener yodo", agregó.

Nallar recalcó que el problema es que el yodo es muy volátil. Si el salero queda destapado, el yodo se evapora, también si la sal está expuesta a los rayos solares y si la sal está humedecida. "Entonces los saleros deberían ser opacos, no transparentes, con tapa y debe ser guardado en un lugar fresco", recomendó. Estos recaudos específicos no se dan en la vida cotidiana, y esto hace que en la actualidad, pese a la norma, no se logra eliminar casos de afección en la tiroides.

El profesional dijo que una de las causas por las que las afecciones a las tiroides en la zona no desaparecen tiene que ver con conductas culturales. "En la zona de los valles se mantiene una determinada dieta donde no incorporan el yodo. También tenemos la norma de cero sal, pero en Salta esto es malo. La medida de sal que se requiere por comida es la que entra en el blister de una aspirina", agregó.

Sin embargo, en el muestreo que llevó adelante el personal del hospital Oñativia se detectó que en algunas zonas de la provincia e incluso de capital, la cantidad de yodo que se registra en la orina no es la adecuada. "Como la muestra es muy pequeña no permite llevar a ninguna conclusión, por lo que se hará un muestreo mayor", explicó Nallar, por lo que adelantó que ya está aprobado un protocolo que cuenta con la participación del hospital, la Dirección de Endocrinología de Salta, el Instituto Nacional de Nutrición y el Ministerio de Salud para otro relevamiento.

Nallar estima que a fin del año se podrán dar los resultados claros sobre la cantidad de yodo que tiene la sal que están consumiendo los salteños.

Alerta ante el cáncer de tiroides 

Valeria Cerioni fue la endocrinóloga a cargo de llevar adelante las charlas y encuentros de promoción en Salta para el cuidado de la tiroides. En diálogo con El Tribuno, la profesional destacó que gracias al trabajo de promoción que se lleva adelante desde 2012, la población muestra un gran interés. 

En la actualidad, los casos se dan en 5 mujeres cada 1 hombre, mayores de 30 años. La semana pasada se realizaron talleres de promoción del cuidado de las tiroides en los centros de salud. Cerioni destacó que, con los controles adecuados, se previene los casos de cáncer. 

“El Oñativia tiene una técnica de estudio de biología molecular que permite distinguir las mutaciones genéticas en los nódulos de tiroides”, detalló la profesional. 

FUENTE DIARIO TRIBUNO

Te puede interesar