Roban por séptima vez a un carnicero en Metán

Locales 06 de abril de 2018 Por
Rompieron los barrotes de las rejas y uno de los vidrios de la puerta principal. Se alzaron con $18.000.
1522985667454

Un conocido carnicero de San José de Metán sufrió, en la madrugada del martes, el séptimo robo en diez años. Se trata de Jaime Saravia, apodado "Pipo", quien tiene el local comercial llamado Carnicería El Porteño, en la esquina de la calle Río Piedras y el pasaje Martín Fierro, en la zona norte de San José de Metán.

Los malvivientes se tomaron todo el tiempo necesario y utilizaron una sierra manual con la que comenzaron a cortar los barrotes de las rejas de la puerta principal. El elemento se les rompió y lo dejaron colgado en la estructura, a modo de burla y sin importarles que quedaran allí sus huellas dactilares. Pero lograron destruirla y abrirla, luego, con una piedra, destrozaron uno de los vidrios del acceso y de esa manera ingresaron.

Una vez en el interior solamente se apoderaron de una caja registradora, que contenía $18.000. Los sujetos cargaron el pesado elemento y huyeron del lugar.

"Yo estaba durmiendo cuando me desperté porque golpeaban la puerta de mi casa. Cuando salí me sorprendí porque era la Policía. Me dijeron que en mi local estaban las puertas abiertas y un vidrio roto, y me pidieron que me dirigiera hacia el lugar para ver qué era lo que me habían robado", dijo Saravia, quien pertenece a una familia tradicional de la localidad del sur provincial.

"Solamente se llevaron la caja registradora fiscal, de esas grandes. Vinieron a buscar eso porque no robaron nada más, porque en la carnicería había herramientas y otros objetos de valor, pero no los tocaron. Llegaron a buscar dinero", señaló.

El carnicero dijo que los $18.000 eran de la recaudación de la venta del fin de semana largo por la Pascua, y que ese dinero iba a estar destinado al pago de la carne.

"Jamás pensé que se podrían llevar la registradora, es muy pesada y hay que saber abrirla. Este es el séptimo robo que sufro en diez años. En otra oportunidad rompieron una puerta de madera y también robaron dinero, en otro robaron carne y hasta la batería de mi camioneta, que estaba afuera . También, en otro hecho, hasta le sustrajeron los bolsos a los proveedores que habían llegado en un camión frigorífico", detalló indignado Saravia.

Entran y salen

El carnicero se vio obligado a tratar de reforzar la seguridad en su local y en las últimas horas hizo poner placas de hierro soldadas en las rejas. Debido a la inseguridad, el comercio parece una ferretería y no una carnicería. "No me queda otra, a esa puerta ya la había reforzado, eran solamente rejas y le puse una malla de acero, pero me volvieron a robar. Ahora le puse chapas de hierro encima. Esto es el colmo", indicó.

"Estos ladrones son los mimos, los de los "techos verdes" (por el barrio General Gemes, también conocido como Nuevo Hogar) que entran por una puerta y salen por otra. Parece que los jueces los quieren mucho porque los meten y los sacan", dijo Saravia, visiblemente molesto por lo ocurrido.

¿Nadie escucha ni ve nada?

En la denuncia que realizó el carnicero víctima de reiterados robos en su comercio hasta sindicó a uno de los posibles autores. “Lo que llama la atención es que en la zona nadie escucha ni ve nada. En esta oportunidad tiraron una piedra para romper uno de los vidrios de la puerta, pero luego impacto en un estante y lo destruyó, por lo que debe haber sido un estruendo”, dijo el hombre, cansado de la inseguridad de la que es objeto.

Saravia también señaló que la situación económica está muy complicada y que encima tiene que soportar robos y daños materiales. “Estos tipos, que no hacen nada y son vagos, seguramente a la plata la usan para drogarse”, concluyó el comerciante, molesto por la situación.

FUENTE DIARIO TRIBUNO

Te puede interesar