Se asentaron en 5 hectáreas de monte y quieren pagarlas

Provinciales 04 de abril de 2018 Por
150 familias reclaman al intendente Juan Domingo Aguirre que las 5 hectáreas fueron expropiadas por ley hace 3 años para hacer las casas que ellos necesitan.
1522805625414
En medio del monte anteño, 150 familias de Joaquín V. González se asentaron en cinco hectáreas expropiadas.

Del ferviente deseo a la desesperación hay un minuto de necesidad y un impulso irrefrenable. Ese, que fue deseo al comienzo, se volvió necesidad y desesperación para 150 familias de Joaquín V. González que en un impulso irrefrenable se asentaron hace una semana en un predio de 5 hectáreas que fue expropiado a una familia de terratenientes anteños para destinarlo a viviendas en el marco de la ley 7875 del año 2015.

Tres años después, el terreno de puro monte, a cuadras del centro poblado (que es muy escueto para los 50 mil habitantes de González), se burla del sueño del techo propio de cientos de familias anteñas. Nadie parece interpretar la necesidad habitacional de un municipio que nunca dejó de ser una gran finca donde todo parece pertenecer a virtuales apellidos y a empoderados políticos que permiten que la población siga hacinando sus aspiraciones en el centro, sin posibilidad de expansión, de independencia.

Saben que es un delito tomar por asalto la tierra. Saben que podrían sacarlos de allí por la fuerza, sin embargo, la comisión que representa a las 150 familias asentadas redobló la apuesta: Quieren tratar directamente con los dueños de la finca, sin intermediarios, para comprar las 5 hectáreas.

"Queremos pagar, necesitamos espacio para edificar para nuestras familias, en Joaquín V. González vivimos hacinados en los fondos de otras casas o pagamos alquileres y servicios muy caros porque las casas que se alquilan son de los mismos dueños de las fincas que circundan el pueblo y que no producen nada nunca, son puro monte. Hace años prometen hacer casas y nunca cumplen, estamos cansados; pasan los años, crecen los hijos, mueren nuestros padres, tenemos nietos y seguimos sin casa", explicaron desde la comisión, aunque no quisieron hacer públicos sus nombres por temor a represalias.

Uno de los asentados le dijo a El Tribuno: "Somos trabajadores y estamos acá porque alquilar una casita sencilla de dos habitaciones cuesta 7.000 pesos y de luz solamente pagamos 3 mil pesos, así se van 10 mil todos los meses y ¿cómo vive uno? El negocio inmobiliario de unos pocos, que son los mismos dueños de las fincas, nos está ahogando".

Otro comentó: "Tomamos 5 hectáreas que fueron expropiadas por la Municipalidad hace dos años por la ley 7875/15 del Senado de la Provincia. Ahí se comprometió el intendente Juan Domingo Aguirre a hacer viviendas o lotes para la gente, pero luego él arregló con la familia Arias, que era la propietaria de esas tierras, para agarrar 5 hectáreas del fondo y no esas 5 hectáreas de adelante que son de categoría residencial y las quieren vender a alto precio. Por eso nosotros nos asentamos en esas hectáreas del fondo, ya perdimos la esperanza de que Aguirre nos considere y dé respuestas a nuestro problema habitacional".

El mismo asentado explicó: "La familia Arias es propietaria de todo González prácticamente, tiene miles de hectáreas rodeando al pueblo que con 50 mil habitantes está amontonado en pocas manzanas porque crece la población y no crece la infraestructura. Este municipio es una gran finca con conventillos manejados por los mismos patrones de estancia. No es resentimiento, es real lo que planteamos. Por eso formamos una comisión, ya que somos gente que no tenemos casa ni una posibilidad de tenerla, acá todas son fincas abandonadas, improductivas y deshabitadas".

La comisión propuso: "Queremos tratar directamente con la familia Arias y sentarnos a negociar con ellos el pago de estas 5 hectáreas, porque estamos desesperados y el intendente tiene sus propios intereses y no nos va a favorecer nunca, nunca va a ver por nuestras necesidades y eso ya está demostrado. Acá hay gente discapacitada, niños, bebés, ancianos, familias completas que se han pasado la vida esperando el techo que no llega, y creyendo en promesas incumplidas". Y agregó: "La policía ya nos dijo que si llega la orden de desalojo nos van a sacar por la fuerza, por eso nosotros le proponemos a la familia Arias que cerremos un trato, queremos pagar, estamos organizados, tenemos toda la nómina de las familias y los informes para que vean que acá no hay oportunistas, somos familias que no tenemos un techo y necesitamos un lugar para construirlo".

FUENTE TRIBUNO SALTA

Te puede interesar