El Papa Francisco ofició la misa del Domingo de Pascua

Spacio al Saber 01 de abril de 2018 Por
El Sumo Pontífice pronunció el tradicional mensaje "URBI ET ORBI" desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Lo hizo ante decenas de miles de fieles.
multimedia.normal.8098e8dec3c42c23.3236353832323877313033335f6e6f726d616c2e6a7067

Decenas de miles de fieles fueron sometidos a fuertes controles de seguridad para poder entrar este domingo a la Plaza de San Pedro y participar en la misa del Domingo de Pascua oficiada por el papa Francisco.

Una "vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que oprime" a Venezuela, paz para el mundo entero y especialmente para Siria, la Tierra Santa, Yemen y Medio Oriente. Todo esto pidió hoy el papa Francisco en su mensaje pascual y bendición "urbi et orbi", a la ciudad y al mundo, que pronunció desde el balcón central de la Basílica de San Pedro después de celebrar la solemne misa de la Resurrección del Señor.

"Suplicamos frutos de consolación para el pueblo venezolano, el cual -como han escrito sus Pastores- vive en una especie de «tierra extranjera» en su propio país. Para que, por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria", exhortó.

Francisco citó así el mensaje de la Conferencia Episcopal Venezolana, que denunció que "en los últimos tiempos, Venezuela se ha convertido en una especie de "tierra extraña" para todos". "Con inmensas riquezas y potencialidades, la nación se ha venido a menos, debido a la pretensión de implantar un sistema totalitario, injusto, ineficiente, manipulador, donde el juego de mantenerse en el poder a costa del sufrimiento del pueblo, es la consigna. Junto a esto, además de ir eliminando las capacidades de producción de bienes y servicios, ha aumentado la pobreza, la indefensión y la desesperanza de los ciudadanos", acusaron los obispos. Francisco intentó mediar en el conflicto venezolano, sin éxito.

El Papa, como siempre, habló al mediodía romano (las 7 de la Argentina) desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, después de celebrar la Misa de la Resurrección en una Plaza de San Pedro colmada de fieles de todo el mundo.

En una jornada finalmente con algo de sol, después de fuertes lluvias, también saludó a la multitud, que lo aclamó al grito de "¡Viva el Papa!", cuando recorrió en papamóvil la Plaza e incluso la Via della Conciliazione. Para la ocasión, el sagrato se encontraba decorado con bellísimas flores donadas por Holanda, que el Papa agradeció públicamente, pidiendo un aplauso.

 El Sumo Pontífice recorrió la Plaza del Vaticano a bordo del papamóvil El Sumo Pontífice recorrió la Plaza del Vaticano a bordo del papamóvil Fuente: Reuters

Francisco comenzó su mensaje "urbi et orbi", que repasa las situaciones más difíciles del mundo, deseando a todos "¡Feliz Pascua!", exaltando la resurrección de Cristo, "la verdadera esperanza del mundo, aquella que no defrauda".

 "También hoy esta fuerza produce fruto en los surcos de nuestra historia, marcada por tantas injusticias y violencias. Trae frutos de esperanza y dignidad donde hay miseria y exclusión, donde hay hambre y falta trabajo, a los prófugos y refugiados -tantas veces rechazados por la cultura actual del descarte-, a las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud de nuestro tiempo", denunció.

Fuente: La Nación

Te puede interesar