¿Por qué se celebra el Día del Hincha de Racing?

Efemerides 07 de marzo de 2018 Por
Un 7 de marzo de 1999, miles de fanáticos de la Academia llenaron el Cilindro pese a que el equipo no había sido autorizado a jugar por la quiebra del club.
BiF8XjpCYAAVcZn

El 4 de marzo de 1999, Liliana Ripoll pronunció la frase que todavía se siente como una daga en los corazones albicelestes: "Racing Club Asociación Civil ha dejado de existir". La síndico, que estaba a cargo de la Academia desde que el 13 de julio de 1998 el juez Enrique Gorostegui había decretado la quiebra de la institución, graficaba así la situación luego de que la Sala II de Cámara de Apelaciones de La Plata ordenara la clausura y la liquidación de todos los bienes del club. Al mismo tiempo, mientras Daniel Lalín recibía el golpe de un redoblante en el rostro cuando intentaba explicarle la situación a los socios que se habían acercado hasta la sede de Avenida Mitre, la Justicia no habilitaba al conjunto de Avellaneda a debutar en el Clausura que comenzaba esa misma semana.


Fue entonces cuando ocurrió. El domingo 7, cuando el equipo que dirigía Gustavo Costas debía jugar contra Rosario Central por la primera fecha del campeonato, 30 mil hinchas coparon un Cilindro que igualmente abrió sus puertas. Porque no había jugadores para alentar en el campo de juego, pero por esas horas Racing jugaba un partido mucho más importante: el de la continuidad. Y la gente, en el momento más duro de la historia, respondió.

Dos días después de aquella muestra de amor incondicional por los colores, la Cámara de Apelaciones aclaró su fallo: la liquidación de bienes seguía en pie, pero el club podía continuar abierto mientras tanto. Unos meses más tarde, el 11 de agosto de aquel 99, los fanáticos impedirían que la sede que la Academia posee en Villa del Parque fuera rematada. Fueron las primeras pequeñas victorias en una pelea que duró casi diez años, hasta que en 2008 el club levantó la quiebra y volvió al control de sus socios. Desde 2009, el Día del Hincha de Racing fue oficializado por la dirigencia. Y hoy, en tiempos de un fútbol argentino que se autodestruye, aquella pelea de la gente Racing cobra más valor que nunca.

Te puede interesar