Un auto eléctrico gasta casi 10 veces menos que uno naftero

TECNOLOGIA 12 de febrero de 2018 Por
Desde julio se venderá en nuestro país el BAIC EX 260, un SUV fabricado en china que funciona a batería. Costará 40.400 dólares.
42032-un-auto-electrico-gasta-casi-10-veces-menos-que-uno-naftero

Por estos días, en la Argentina, algunas marcas se disputan cuál será la primera en vender un auto eléctrico en nuestro mercado. General Motors dice que en cuestión de meses podrían comenzar a comercializar el Chevrolet Bolt, un compacto completamente eléctrico. En Renault, por otra parte, aseguran que serán ellos los que primero vendan un modelo eléctrico, cuando el Kangoo Z.E. comience a ser entregado en el mes de abril. Pero como este modelo es un furgón, vamos a darle la derecha a BAIC y digamos que el EX 260 será el primer auto de pasajeros eléctrico que se venda en el país, y comenzará a venderse en el mes de julio.

De un tamaño parecido al de un Ford EcoSport, este BAIC EX 260 es muy ágil para moverse en la ciudad: acelera de 0 a 100 km/h en 13,5 segundos. Y no hace ningún ruido.

Más allá de esta colorida puja empresarial, lo cierto es que quizá ya hayan circulado autos eléctricos en la Argentina a principios del siglo XX. Porque el automóvil eléctrico no es ninguna novedad. Este modo de propulsión aparece a fines del siglo XIX, prácticamente al mismo tiempo que los motores de combustión interna conocidos hasta hoy, nafteros o diésel. Claro que estos últimos se impusieron, por el auge del petróleo, porque tenían mayor autonomía y porque desarrollaban más potencia y velocidad. Todo esto hoy se está revirtiendo, y el mundo tiende a la electrificación de la movilidad. Entonces, en esta nueva era eléctrica, probamos el primer modelo impulsado a baterías que circula por Buenos Aires: el BAIC EX 260.

Por diseño, calidad y equipamiento el interior es acorde al de un SUV compacto. No tiene palanca de cambios, simplemente una rueda para colocar la marca adelante o la marcha atrás.

Recordemos que BAIC es una marca de origen chino (su nombre es la sigla de Beijing Automotive Industry Company) que ya comercializa otros tres modelos en nuestro país. Los tres son sport utilities o SUV de diferentes tamaños: el X25, el X35 y el X55. Justamente este EX 260 es idéntico (salvo por la mecánica) al modelo naftero X25, el más compacto de los SUV de BAIC. Y por eso es que podemos calcular exactamente cuánto más hay que pagar por tener en nuestro país un modelo impulsado por un motor eléctrico. El BAIC X25 cuesta 16.800 dólares y el EX 260, con un equipamiento de confort y seguridad similar, se venderá a partir de julio por 40.400 dólares. Un auto eléctrico es silencioso, no contamina y tiene la misma agilidad y confort para moverse en las ciudades que uno naftero. Pero, como se ve, todavía es un poco caro.

Bajo el capó sólo se ven estos módulos de gestión de las baterías de litio, que están ocultas en el piso del auto.

Si bien la diferencia de precio es mucha, también hay que decir que después se ahorra mucho dinero. Para empezar, un motor eléctrico prácticamente no tiene mantenimiento. Es muy simple, no tiene tantas piezas como uno de combustión, ni lleva aceite ni nada. Un service del EX 260 simplemente implicaría la revisión de los frenos y del líquido refrigerante para el radiador que ventila al motor. Eso sí, las baterías de litio que alimentan el motor tienen una vida útil de aproximadamente 10 años; cuánto costará renovarlas es aún una incógnita.

Por otra parte, el costo de uso es significativamente menor que en un auto naftero. Por ejemplo, este motor eléctrico consume una energía promedio de 15 kwh (kilovatios hora) cada 100 kilómetros. Si tenemos en cuenta que en Buenos Aires el precio más caro del kwh es de 2 pesos, estaríamos gastando con el EX 260 unos 30 pesos cada 100 kilómetros. Para que la comparación sea justa, vamos a tomar el consumo promedio del BAIC_X25: unos 8 litros de nafta cada 100 kilómetros. Con la nafta premium a 29 pesos, cada 100 kilómetros gastaríamos 232 pesos.

El cable para la carga hogareña, en tomas de 20 amperes (como el del aire acondicionado) se enchufa al costado del auto, como los surtidores de nafta.

Las baterías del EX 260 se pueden recargar en casa. En un toma corriente de 20 amperes, como el del aire acondicionado, y se tardan unas 6 horas para una recarga completa. O sea, de noche, en casa, “recargamos las pilas” y al otro día tenemos una autonomía de 250 kilómetros, lo que para un usuario promedio en ciudad es muchísimo. Son 250 kilómetros de uso con 70 pesos. Con un naftero gastaríamos 580 pesos. ¡Hay diferencia!

Y en este punto es preciso aclarar que se tomó el precio más alto del Kwh y el de referencia en Capital Federal en combustibles, por lo que la diferencia en favor del eléctrico puede ser mucho mayor y hasta 10 veces más económico, como lo aseguró Maurizio Bezzeccheri, Country Manager de Enel en Argentina, al inaugurar el cargador que Edesur ya instaló en la Capital Federal. En este tipo de bocas de carga rápida (por ahora la única), en 30 minutos se puede recargar el 90% de la batería.

La toma de carga rápida, en la trompa, detrás del logo de BAIC. Para recargar las baterías en las bocas de carga que habrá en las estaciones de servicio, de hasta 120 amperes. En 30 minutos se completa el 90 % de la carga.

Es evidente que todavía falta mayor infraestructura en el país para estos autos a batería. Muchas más bocas de carga rápida en estaciones de servicio (YPF ya inauguró algunas pero todavía no funcionan) o en estacionamientos medidos (como hay en las calles de Europa) y, por supuesto, hogares en los que no se corte la luz. Menos mal que todavía este es el único modelo eléctrico…


Fuente de la Información: Clarín

Te puede interesar