Endoscopia: qué es y cuándo se practica el procedimiento que se realizó Débora Pérez Volpin antes de morir

Nacionales 07 de febrero de 2018 Por
Se utiliza para diagnósticos y tratamientos en el sistema digestivo. Es de bajo riesgo por las características propias y de la sedación.
1517983959390

La periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin falleció este martes de un “paro cardíaco” mientras enfrentaba un “estudio médico” en el Sanatorio de la Trinidad, confirmó la familia en un breve comunicado. Según ex compañeros y colegas, Pérez Volpin se había hospitalizado en las últimas horas para realizarse una endoscopia programada, ya que desde hace unos días sufría dolores estomacales. 

La endoscopia o videoendoscopia digestiva alta (veda) es un procedimiento quirúrgico de diagnóstico mayormente ambulatorio utilizado para tomar muestras del sistema digestivo, aunque también puede usarse con fines terapéuticos, ya que permite extraer obstrucciones, como pólipos.

No es el primer procedimiento que se recomienda ante un dolor abdominal y se suele pedir ante molestias o enfermedades gástricas que no responden a los tratamientos médicos (fármacos). También se aplica en pacientes con cuadros graves como sangrado oral y dolor abdominal con pérdida de peso, que puede derivar en el diagnóstico de un cáncer.

Es de corta duración, aproximadamente de 10 a 15 minutos, tras lo cual el paciente se recupera rápidamente del estado de sedación. Es de bajo riesgo por las características propias del procedimiento y de la sedación que se utiliza.

“Por requerir sedación, se hace con el cumplimiento de exámenes pre-operatorios que, básicamente, consisten en análisis de laboratorio, radiografía de tórax, electrocardiograma y espirometría, si se considera necesario. No es común que durante un procedimiento de este tipo ocurra un desenlace fatal”, explica a Clarín Santiago Canteros, médico gastroenterólogo y endoscopista del Hospital Militar Central.

Además, resaltó que en una persona joven hasta el momento sana y con exámenes que no evidencian ninguna situación médica particular, un evento grave, por ejemplo la muerte, "es extremadamente raro, por ello, dicho desenlace haría suponer que el paciente podría ser portador de una condición cardiovascular, respiratoria -o ambas- que hasta el momento permanecía latente y no evidenciable en los exámenes rutinarios".

“Sería por tanto una condición impredecible por los procedimientos habituales, necesarios y obligatorios para la realización de una endoscopia digestiva alta con sedación”, remarca Canteros.

Por su parte, el médico anestesista Everardo Lubel, uno de los responsables de anestesiología del Hospital Materno Infantil de San Isidro, aseguró que el electrocardiograma y un análisis de sangre previos "no garantizan lo que vaya a suceder en el quirófano, porque lo que falla no es la anestesia sino el organismo del paciente ante la sedación”, agrega

Lubel destacó que en las endoscopías es muy poco probable que haya un problema. "Lo que sí puede suceder es una falla en la correcta oxigenación del paciente durante el procedimiento", dijo. Y agregó que cuando se realiza la anestesia o sedación, el paciente "deprime el cerebro y su parte neurológica (para que no tenga dolor durante la intervención) y por esa razón debe ser asistido respiratoriamente con monitoreo intra operatorio, oximetría de pulso (se coloca en el dedo de la mano) y observando todo el tiempo el color de la piel. Eso te marca si el paciente está respirando bien o no”, destacó el anestesista.

FUENTE Fuente Clarín

Te puede interesar