Emoción por la llegada del Milagro

Provinciales 24/07/2016 Por
Ayer se entronizaron las imágenes del Señor y la Virgen ante la mirada de cientos de personas. Los campaneros se llevaron el aplauso de los salteños que seguían la ceremonia desde la plaza. Reviví la entronización de las imágenes del Señor y la Virgen en 360º
"¡Viva el Señor del Milagro!, ¡Viva!, ¡Viva el Señor, que viva!", así se vivió ayer la entronización del Señor y la Virgen del Milagro.
Con gran emoción los salteños y los turistas que se acercaron a vivir la mayor fiesta religiosa de Salta vieron como, un año más, el Señor y la Virgen del Milagro fueron sacados de sus camarines y ubicados para la adoración de los creyentes.
La ceremonia comenzó a las 18, cuando el coro de la Catedral Basílica entonó "Paz a los hombres que aman al Señor", mientras que en la trastienda del templo los integrantes de la Hermandad del Señor y la Virgen del Milagro esperaban ansiosos y emocionados el momento de cargar las imágenes y ubicarlas en sus respectivos e históricos lugares.
Ante la demora de la presencia del gobernador Juan Manuel Urtubey, la ceremonia siguió adelante, primero con la entronización de la Virgen del Milagro, que recibió el saludo de los pañuelos blancos.
Luego del esfuerzo -que se demuestra todos los años- de los miembros de la Hermandad, la Virgen quedó ubicada sobre la mano derecha de la nave central, con un manto de gladiolos blancos y calas.
Posteriormente, se dio paso a la oración del rosario, que si bien no fue interrumpida, sí se vio alterada por la llegada del gobernador Juan Manuel Urtubey e Isabel Macedo que fueron ubicados rápidamente sobre el lateral izquierdo de la nave central.
Con mucha fe y sin temor a la gran multitud que seguía su rezo, una pequeña de 8 años fue la encargada de llevar al final la oración del rosario.
Desde el coro se podían escuchar las estrofas del himno al Señor del Milagro y las campanas desde la torre que le anunciaban a todos los que quisieran oír que el Señor del Milagro era entronizado.
Con emoción, lágrimas y con los celulares sin perder un detalle, los salteños vieron cómo la imagen fue ubicada en su sitio.
Con los patronos ya colocados, los clérigos recorrieron la historia de las imágenes. A su tiempo, monseñor Mario Cargnello recibió al Señor y oró a sus pies recordando que "el Señor volverá y será nuestro juez".
Acto seguido, monseñor dejó el atrio principal para darle espacio al clérigo Patricio Ocampo, quien fue el encargado de decir la misa de inicio de esta histórica festividad religiosa de Salta.
Durante la homilía fue Ocampo quien destacó que la Iglesia vive el año de la misericordia, lema que se suma a la festividad del Milagro. Durante las intenciones se pidió por la Patria, por las familias y por los que sufren los avatares de la economía. Con un repique de campanadas que tuvo el aplauso de los convocados en la plaza la celebración llegó a su punto culminé.
fuente diario tribuno-

Te puede interesar