Cristina denunció persecución y que la quieren callar

Nacionales 07 de diciembre Por
La ex Presidenta dijo que es un hecho "sin precedentes", al hablar del pedido de prisión preventiva y desafuero del juez Bonadio. "No quieren nuestra voz en el Senado", sostuvo.
ARCHI_3982271200x771

La ex presidenta y senadora nacional Cristina Kirchner rechazó esta tarde el pedido de detención en su contra que hizo el juez federal Claudio Bonadio por supuesto encubrimiento de Irán y advirtió que se trata de "un disparate jurídico" basado en "hechos que nunca existieron", para intentar acallar su voz.

Tras el pedido de desafuero y arresto en su contra, la ex mandataria remarcó que el Memorándum firmado con Irán para intentar avanzar con el caso AMIA fue "un acto de política exterior, no judiciable, que mereció el tratamiento del Parlamento argentino".

"Es una causa inventada sobre hechos que no existieron. Todo esto es un despropósito y un exceso. Violan el Estado de Derecho y buscan provocar un daño personal y político a los opositores", enfatizó Cristina Kirchner en conferencia de prensa en la Cámara de Diputados, junto al jefe del bloque del FpV, Agustín Rossi, y el presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja.

Además, "desde el punto de vista jurídico es un despropósito, un verdadero exceso, estas medidas no sólo violan el Estado de Derecho sino que buscan provocar un daño personal y político a los opositores, no tienen nada que ver con la justicia, ni con la democracia".

La senadora apuntó que el juez Bonadio sostiene que "los dos atentados, el de la Amia y el de la Embajada, son actos de guerra, no atentados terroristas, porque es la única manera que encontró en su mundo jurídico muy particular para traer de los pelos la figura de traición a la patria, que sólo puede porducirse con motivo que el país se encuentre en guerra".

Cristina denunció una "persecución política sin precedentes" y calificó como una "gran cortina de humo" su procesamiento por traición a la patria en la causa AMIA, situación que consideró una "organización política y judicial para perseguir a la oposición" que tiene "un responsable: Maurcio Macri".

Recordó que esta madrugada cuando se produjo la detención del ex secretario Legal y Técnico de su gestión Carlos Zannini, "se desató en la red (redes sociales) una actividad sólo imputable a los trolls center del Gobierno".

Aseguró que "esto es una gran cortina de humo que pretende intimidar a la población y a la dirigencia, a la gente que quiere protestar con la Prefectura o Gendarmería para disciplinar, en un momento en que se debaten en Congreso normas, que no sólo impactarán en el ahora sino en el futuro de los trabajadores en actividad y serán jubilados, y los jubilados de hoy".

Agregó que desde el Gobierno buscan tapar el fracaso de las políticas económicas y se refirió al aumento de las tarifas de servicios públicos, el precio de los alimentos y la inflación.

"Creo que es intimidar, asustar, tapar y provocar. Creo que quieren provocar una reacción política, que tal vez pudiera ser utilizada para reafirmar ese relato político de enemigos internos y cosas peligrosas para los argentinos", apuntó.

Aseveró, asimismo: "No quieren que nuestra voz esté en el Senado, es indisimulable que (esto suceda) hoy jueves, último día hábil, el lunes debíamos comenzar nuestra tarea como legisladores".

"No nos vamos a callar, no nos vamos a asustar, no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo, vamos a defender en el senado y congreso a los argentinos que están siendo castigados por brutal ajuste económico", manifestó.

Pidió, además: "Hago un llamado a la reacción serena a este desvarío judicial, me acusan de traición a la patria, una acusación sin fundamento, un insulto a la inteligencia de los argentinos, saben que no hay traición".

"Quiero decirle al Gobierno que la campaña electoral terminó en octubre, aunque algunos no se hayan dado cuenta, que Argentina necesita soluciones y respuesta a los angustiantes problemas", advirtió.

Ante las preguntas de los periodistas, Cristina Kirchner dijo que posiblemente recurra a un tribunal internacional y que su gobierno nunca dio "órdenes secretas", como consta en la resolución de Bonadio.

Consideró que el pedido de prisión preventiva está vinculado a su jura como senadora, y fundamentalmente por el papel que pueda desarrollar en el Senado. "Soy un sólo voto, y algunos compañeros. Durante dos años no hubo ningún intento de la justicia. Es un intento de disciplinamiento", recordó.

“Me quieren callada y con la espada de Damocles sobre mi cuello”, concluyó.

Te puede interesar