Gastón, de nuevo es de oro; un gran deportista y un orgullo salteño

Locales 28 de noviembre Por
Gastón Brito, de 15 años, repitió la hazaña de 2015 y logró doble medalla de oro en los Juegos Nacionales Evita, esta vez en la provincia de Chaco.
1511845544883

Es un ejemplo de vida y de superación. Gastón Brito se convirtió en un personaje en San José de Metán, donde es muy querido y reconocido por sus logros deportivos y lo llaman el “Niño de Oro”.
Tiene quince años y se moviliza en una silla de ruedas porque cuando era pequeño sufrió parálisis cerebral.
El adolescente logró repetir la hazaña de 2015 en Mar del Plata, pero esta vez en Chaco, en los Juegos Nacionales Evita, donde obtuvo medallas doradas, en deportes adaptados, de atletismo y lanzamiento de bala.
 El sábado por la noche llegó a San José de Metán, donde nuevamente fue recibido como un héroe.
Gastón concurre a la escuela municipal de deportes adaptados, denominada “Para vos”, que está a cargo de las profesoras Iris López y Mariana Lanocci.
“Estoy muy contento por este logro y quiero agradecer a todos por el apoyo de siempre. Este ha sido un gran año para mi familia, porque también hemos podido cumplir el sueño de la casa propia”, dijo Gastón a El Tribuno.
“En el 2016 no pude participar de los juegos nacionales por una enfermedad, lamentablemente quedé afuera. Pero luego seguí entrenando y ahora se me dio esta posibilidad nuevamente”, dijo el “Niño de Oro”.

El apoyo de su familia

Pero, además, Gastón tiene una hermosa familia que lo apoya en todos sus desafíos de manera incondicional. 
Sus padres son Andrés Brito y Patricia Rojas, y tiene una hermana que se llama Gisel. 
Andrés Brito fue trasplantado de un riñón y estuvo diez años en diálisis, pero unidos lograron superar todas las adversidades.
Gastón, de 15 años, concurre al colegio Juan Carlos Dávalos de San José de Metán. 
Se convirtió en un personaje, en un orgullo salteño y se hizo conocido porque en 2015 ganó dos medallas de oro en los Juegos Nacionales Evita en Mar del Plata. Una en atletismo y la otra en lanzamiento de bala.
Todo es alegría en la actualidad para Gastón. 

Otra alegría

Recientemente su familia fue una de las 110 beneficiadas con una casa en un barrio en la zona norte de Metán. Estaban inscriptos desde hace 9 años en el IPV y vivían en una vivienda prestada en el barrio El Crestón.
“Estoy muy feliz y muy agradecido con todos los que nos ayudaron para lograr tener nuestra vivienda”, dijo Gastón Brito.
Al pequeño sus limitaciones no lo detienen. Siempre con una sonrisa, disfruta la vida a pleno. Tiene muchos amigos y juega a la pelota, de arquero.

La historia de la silla de ruedas

Las autoridades le habían conseguido una silla de ruedas prestada, pero finalmente el pequeño Gastón decidió utilizar la de semicompetición que tenía, porque se sentía más cómodo con esa.
Mientras tanto, los vecinos de todos los puntos de la ciudad de San José de Metán siguieron llevando adelante una gran campaña solidaria mediante la cual buscaban recolectar los fondos necesarios para comprarle a Gastón una silla de competición nueva. La historia de Gastón logró movilizar a varios corazones solidarios. Antes de su partida a Mar del Plata los vecinos de la ciudad de Metán mostraron su lado más humano con numerosos gestos solidarios con el pequeño. Gastón no camina desde que nació, porque sufre una displasia de cadera, lo que lo obliga desde entonces a movilizarse en una silla de ruedas.
 

FUENTE DIARIO TRIBUNO SALTA

Te puede interesar