Beneficios y riesgos del uso del chupete

Salud y Bienestar 29 de septiembre Por
Su uso está muy arraigado en la sociedad y genera controversia y diversidad de opiniones. Algunos profesionales plantean que produce confusión del pezón y perjudica la lactancia; otros, que no afecta y que es protector de la muerte súbita.
B1dDvt-ob_720x0
El uso del chupete está muy arraigado en la sociedad y genera gran controversia y diversidad de opiniones.

El chupete calma el llanto, ayuda a conciliar el sueño, reduce el estrés y el dolor. Estas circunstancias son claves, ya que algunas situaciones de desborde generan gran ansiedad en los padres. No se calma con nada, pero con su chupete ¡sí! Nos preguntamos, ¿es bueno para los bebés?

Chupete y lactancia materna

Hemos escuchado la teoría de que si el bebé se acostumbra al chupete durante los primeros días de vida, rechazará la lactancia materna. Carlos González, reconocido pediatra español, en suManual Práctico de Lactancia Materna recomienda no dar ningún chupete ni tetina al bebé antes del primer mes hasta que la lactancia no esté bien establecida, ya que cada vez que el bebé succiona el chupete y no la teta, se está perdiendo la oportunidad de estimular la producción de leche.

​Esto se explica en que la forma de succionar el chupete es diferente a la forma de succionar el pecho y puede confundir al bebé haciendo que le sea difícil prenderse al pezón. También puede que el bebé no sea capaz de obtener toda la leche de forma efectiva, lo que puede llevar a que pierda o no aumente de peso.

Syxuvtbjb_930x525

UNICEF y Organización mundial de la salud (OMS) recomiendan no ofrecer el chupete a los bebés mientras son amamantados. En cambio, un estudio realizado en la Argentina evaluó ofrecer chupete después de los 15 días de vida cuando la lactancia estuviera bien establecida. La conclusión de este estudio fue que el uso de chupete no afecta la duración de la lactancia materna exclusiva o parcial a los cuatro meses de edad.

Melina Bronfman, especialista en desarrollo infantil, crianza respetuosa y fisiológica, nos cuenta que “entre dedo o chupete, en realidad la primera opción debería ser el pezón, porque el bebé tiene como expectativa succionar el pezón de su madre el tiempo que necesite. Luego del nacimiento, hay un tipo de succión que comienza a realizar cuando se vuelve un poco más experto, que se llama 'succión no alimenticia'. También conocida como 'no nutritiva', yo prefiero llamarla 'no alimenticia', porque emocionalmente es muy nutritiva. Cuando aparecieron los biberones, fue muy claro que los bebés no podían succionar de un biberón con la misma frecuencia que lo hacían de un pecho, porque les era imposible evitar que saliera líquido. Esta fue por lo tanto la función inicial del chupete: cubrir otra necesidad fisiológica, la succión no alimenticia”.

Protección contra muerte súbita y otros beneficios

El chupete protege contra el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) en 2011 publicó un artículo sobre sueño seguro y lactancia, donde concluyó que el chupete es protector de la muerte súbita del lactante. Además, refuerza la importancia de introducir el chupete en los niños alimentados con leche materna a partir de que esta se encuentre bien establecida. Otros beneficios del chupete, bien estudiados y demostrados, están relacionados con su efecto analgésico y con el estímulo de la succión no nutritiva en recién nacidos pretérmino y a término.

Por lo tanto, se recomienda no ofrecer el chupete cada vez que el bebé llora. Si la toma se reemplaza con el chupete, puede llevar a que el bebé no se prenda frecuentemente y esto es necesario para mantener la producción de la leche de la madre.

Recomendaciones

• En los recién nacidos amamantados se debe evitar el chupete durante los primeros días de vida. No se desaconseja cuando la lactancia materna está bien establecida, habitualmente a partir del mes de vida.

• En la neonatología, si no existe la posibilidad de poner al niño al pecho durante algún procedimiento doloroso, se le debe ofrecer la succión del chupete como método analgésico no farmacológico.

• En los niños alimentados con leche de fórmula, se recomienda el uso del chupete durante el sueño para reducir el riesgo del SMSL.

• Limitar el uso hasta los 12 meses de edad.

FUENTE-Diario CLARÍN/ Delfina Inda, médica pediatra con orientación

Te puede interesar