Sin convenio con la Provincia, en Capital no baja la cantidad de ebrios al volante

Provinciales 01/08/2017 Por
En 70 días, la Vial detectó el doble de alcoholizados que la Municipalidad en un año.Desde mayo de 2016, Tránsito comunal no trabaja con la Policía en los controles.
T1- 1501562539288

En solo un mes de controles vehiculares realizados por la Policía Vial durante el verano se multó a la misma cantidad de conductores alcoholizados que los inspectores de Tránsito de la Municipalidad capitalina sancionan en un año. La exorbitante diferencia tiene que ver sobre todo con la disponibilidad de recursos y por la falta de un trabajo en conjunto entre los dos organismos, que cortaron relaciones en mayo de 2016.

Desde que rige la ordenanza que prohíbe manejar vehículos con algún grado de alcohol en sangre en la ciudad de Salta, en julio de 2014, los índices de actas de infracción por alcoholemia se mantuvieron en cerca de mil por año en la Capital, donde reside casi la mitad de los habitantes de la provincia.

En tanto, a partir de la puesta en marcha de la ley provincial de tolerancia cero, en noviembre de 2014, se redujo la proporción de conductores alcoholizados que fueron detectados en los operativos de control de los agentes policiales. Esa merma fue de alrededor del 35%, según dijo Raúl Padovani, presidente del Consejo Provincial de Seguridad Vial y titular de Pavicei (Padres de Víctimas de Conductores Ebrios e Irresponsables).

Durante el último operativo "Verano Seguro", que se desarrolló desde mediados de diciembre hasta el 5 de marzo pasado, la Policía sancionó 2.193 personas con alcoholemia positiva en rutas provinciales y nacionales. En el mismo período, la Municipalidad descubrió a unos 200 infractores que manejaban tras haber bebido.

Para explicar la disparidad se debe contrastar los 1.300 efectivos policiales que participaron en el dispositivo de principios de año con los 30 inspectores municipales que trabajan por turno en el ejido capitalino. La Provincia dispone, además, de 60 alcoholímetros, mientras que la comuna cuenta con cinco, de los cuales dos se encuentran en la actualidad en Buenos Aires para ser calibrados.

Por la caja

El 16 de mayo del año pasado caducó el convenio que mantenían la Municipalidad y la Provincia para realizar controles conjuntos de alcoholemia en la capital, donde por día circulan unos 200 mil vehículos.

El acuerdo está trabado porque no hay consenso sobre quién se debe llevar lo recaudado por las altas multas que se imponen a los conductores alcoholizados.

Hasta el fin del arreglo, las jugosas ganancias por las sanciones iban a parar a las arcas provinciales, pero tras el cambio de gestión del gobierno municipal se reclamó esa caja, que, según estimaciones de Tránsito comunal, en 2016 debería haber rondado los 80 millones de pesos.

Tanto la legislación provincial como la ordenanza establecen sanciones económicas para los conductores alcoholizados que se calculan en base al precio de la nafta premium. Si la multa es de la Vial, el costo ronda entre los $2.400 y los $24.000 y el carné de conducir puede ser retenido desde 60 días hasta dos años.

Si el acta de infracción la labra un agente municipal, se debe pagar entre $4.800 hasta los $24.000 y en todos los casos se retiene el vehículo del conductor sancionado.

Primera causa de  muerte en jóvenes

Los siniestros de tránsito son la primera causa de muerte de los jóvenes en Argentina, según consigna la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Una encuesta que finalizó ese organismo en febrero pasado da cuenta que la franja etaria entre 17 y 35 años es la de mayor índice de conductores alcoholizados.

La muestra del estudio fue de 1.005 personas de todas las regiones del país.

Entre los conductores consultados, el 20% declaró que al menos una vez en el último año consumió alcohol antes de manejar y entre ellos, el 27% fueron jóvenes. Los mayores de 64 años, en tanto, son los conductores con menor consumo: el 12% dijo haber bebido antes de tomar el volante en el mismo período.

El 47% de los menores de 36 años encuestados aceptó que la mayoría de sus amigos manejaría tras tomar bebidas alcohólicas.

Son los hombres los que más consumen alcohol, de acuerdo al relevamiento. El 26% de ellos dijo que en el último año bebió antes de manejar, mientras que el 10% de las mujeres que participaron del estudio dijo que cometió la misma falta.

Otro dato llamativo es que a pesar del alto porcentaje que admitió haber mezclado el alcohol con el volante, el 93% dijo saber que esa conducta aumenta el riesgo de protagonizar un siniestro vial. Solo el 14% consideró que se puede beber y conducir un automóvil si se conduce cuidadosamente.

La encuesta también se efectuó en motociclistas (la muestra fue 801 personas). El 21% de ellos dijo que bebió y manejó una moto por lo menos una vez en el último año. Los jóvenes de entre 17 y 35 años también son los que más cometieron esa irregularidad (el 29%).

FUENTE DIARIO El Tribuno

 

Te puede interesar