“Nuestro compromiso es que la ruta 9/34 deje de ser la ruta de la muerte”

Entrevistas 19/06/2017
Entrevista Javier Iguacel, el director de Vialidad Nacional -En Metán la resistencia es muy fuerte y las autoridades están del lado de los vecinos...

Actualmente, la principal discusión en la provincia está centrada en la futura traza de la ruta 9/34 desde Rosario de la Frontera hasta el cruce de Güemes y desde ahí, la de la 34 sola ya hasta Libertador General San Martín, más conocida para nosotros como Ledesma. ¿Qué puede decir sobre esto?
Lo que nosotros tenemos como compromiso es convertir a la actual ruta 9/34 en autopista desde Rosario de la Frontera hasta Libertador General San Martín y desde Ledesma hasta Pichanal convertirla en una ruta segura. Nos propusimos trabajar para que deje de ser “la ruta de la muerte”, para que mejore la economía del zona, porque el combustible que se quema en esta ruta, con la cantidad de intersecciones que tiene, las cantidad de cruces a nivel que obligan a acelerar y desacelerar es entre 20% y el doble de lo que debería consumir un vehículo cualquiera circulando por una autopista.

¿Puede llegar al doble el consumo?
Le pongo como ejemplo lo que está pasando en la ruta 19 entre Córdoba y San Francisco, plena cuenca lechera y productora de la provincia mediterránea. Hoy un camión demora cuatro horas y media en recorrer esos 160 kilómetros. Esto es así porque pasa por doce pueblos. Ese tránsito ida y vuelta, en ocho horas, un camión gasta unos 150 litros de gasoil o sea unos $2.000 y lo que debería gastar es la mitad.
Si bajamos, como está previsto cuando esté terminada la autopista, el viaje de ida y vuelta a 4 horas, gastará la mitad de combustible y podrá hacer dos viajes por día. La diferencia será muy notoria. Esa obra se está haciendo a solo 2 kilómetros de la traza actual. La ruta existente quedará para uso interno de los vecinos y la autopista será para el tránsito general. Pero la autopista tiene previsto todos los ingresos a las distintas ciudades y a las estaciones de servicio a las que se podrá ingresar para cargar combustible normalmente si es necesario.

Usted dijo que el Gobierno quiere que la 9/34 deje de ser la ruta de la muerte. ¿Cómo se justifica en este caso?
Mire. En general en la Argentina tenemos una tasa de accidentes viales que es récord mundial. Estamos hablando de 5.500 muertes inmediatas y 2.500 por muerte posteriores al accidente, pero como consecuencia de éste, al año. O sea unas ocho mil vidas humanas por año.
¿Sabe a qué se compara?, a que se cayera un avión 737 por semana. Y el 60% de los siniestros en las rutas nacionales suceden cuando los autos pasan por las ciudades. En general, el Plan Vial Federal tiende a que la ruta o autopista en cuestión no pase por dentro de ninguna ciudad. Teniendo esa perspectiva estamos haciendo la ingeniería para Metán y Güemes para ver si puede haber una ruta que pase por la ciudad, pero que solucionemos los problemas que tenemos en ella, que es nuestra prioridad y principal objetivo. Vamos a prever que los paradores sigan existiendo y estén donde están hoy, sin que sea por el paso principal de la ruta. De todas formas haremos las audiencias públicas correspondientes y trataremos de llevar la mejor solución para la gente de cada ciudad.

Pero en Metán la resistencia es muy fuerte y las autoridades están del lado de los vecinos...
Le pongo otro ejemplo: la ruta 22 en Río Negro. Pasa por dentro de siete ciudades de la provincia. Vialidad propuso hace 10 años hacer una variante y todos los intendentes pensaron que iba a ser malo para sus ciudades. El proyecto se hizo por la traza existente y ahora, en medio de la obra, los mismos municipios nos pidieron que cambiemos la traza.

Sigamos por la ruta 34 hacia el norte. ¿Qué me puede decir del tramo Mosconi - Tartagal y del puente sobre el río Caraparí?
Debo reconocer que la tan mentada autopista entre Mosconi y Tartagal no está proyectada por ahora. Solo se está haciendo un trabajo de mantenimiento en ese tramo.
En cuanto al puente sobre el río Caraparí, la obra no está parada sino que avanza más lentamente de lo deseable. La razón es la presión permanente de grupos piqueteros que nos exigen tomar mucha más gente de la necesaria. 

¿Cuándo se entrega la ruta 50?
Antes de fin de año. Nos demoramos por dos razones. A principios del año pasado dijimos que estaría terminada en febrero de 2017. Pero no previmos dos problemas. El primero ya está solucionado y fue atender el reclamo de los vecinos de Yrigoyen para tener un acceso norte a la autopista, porque ellos argumentaban que en caso de querer salir hacia Orán iban a tener que recorrer unas 15 cuadras de más. Eso se solucionó con un puente elevado.
Lo increíble fue lo siguiente: a pesar de tratarse de un proyecto de 2008, o sea de casi 10 años, nunca se previó que la autopista debía pasar por encima de un poliducto y de un gasoducto. ¿Qué sucedió? Ni Refinor ni Transportadora de gas del Norte(TGN) nos dejaban continuar si no les poníamos los caños de nuevo y a buen resguardo. Ahora estamos haciendo esas obras para poder completarla con la intersección con la ruta provincial 5 apenas al norte de Pichanal.

¿En qué situación está la repavimentación de la ruta 16?
En este caso hemos encarado y va a muy buen ritmo el nuevo puente sobre el río Juramento cerca de El Galpón, que estaba apuntalado con durmientes. Avanza a toda marcha, que es la velocidad que quisiéramos darles a las obras en el norte. Y le anticipo que estamos exigiendo a la empresa contratista que repavimente un tamo de 5 kilómetros porque una auditoría nuestra detectó que no se estaba usando la mezcla correcta. Así que le exigimos a la empresa que repavimente ese tramo, por lo tanto no estamos autorizando los certificados de obra. Es decir, estamos aplicando el contrato como corresponde y sin hacer contemplaciones.

¿Hay algún proyecto para la ruta 40, esa que aquí en el norte decimos que solo sirve para que “viatiquen” los funcionarios de Vialidad? 
Obviamente a la ruta 40, en el tramo que queda sin asfaltar, entre San Carlos y San Antonio de los Cobres hay que darle un valor distinto y transformarla en una ruta escénica, tal como está haciendo la Provincia con la ruta 33, entre Chicoana y Piedra del Molino. Tiene que hacerse de manera amigable con el turismo y de un modo sustentable.

¿Y qué me puede decir de la 51, hacia Chile?
Estamos trabajando mucho y bien en la ruta 51. Ya terminamos el tramo desde Abra de Muñano a San Antonio de los Cobres y nos queda el tramo del candado, de Campo Quijano en seguida, donde estamos construyendo en viaducto, elevando la ruta por un tramo importante que estará terminado a fin de año. En cambio desde San Antonio de los Cobres hasta el límite con Chile, debo decirle que había unos contratos de mantenimiento con empresas en los que también detectamos algunas irregularidades. Por eso, lo que estamos haciendo es rescindiendo esos contratos y terminando la ingeniería para hacer todo de nuevo. Y le doy una primicia. Esos más de 200 kilómetros hasta el límite estarán totalmente pavimentados en 2020 y se convertirá en el sexto paso pavimentado y habilitado hacia el vecino país. Es una decisión de este Gobierno priorizar esta obra para unir Salta con Chile. Hace poco hemos terminado y habilitado el paso de Pehuenche en la zona sur de Mendoza, que se convirtió así en el quinto paso pavimentado a Chile y el de Sico será el sexto. Estamos hablando de 24 meses entre proyecto final y plazo de obra, porque no hay más de 40 kilómetros complicados y el resto será bastante rápido.

FUENTE TRIBUNO SALTA

Te puede interesar