Buscan incentivar la producción de algarroba en variedades de productos

Spacio al Saber 08/06/2017
Con el objetivo de trabajar conjuntamente con la comunidad y por el rescate de saberes populares, mujeres incluidas dentro de un proyecto productivo de hierbas medicinales buscan incentivar la producción de algarroba y otros productos derivados como harina, aloja y licores.

La algarroba es una planta de tallos inclinados, rastreros o trepadores con flores de   color   púrpura   o   rosa   que   pertenece   a   la   familia   de   las   legumbres   y que usualmente se usa en la zona de Tumbaya como alimento para el ganado.

“Las propiedades de la algarroba son muchas, pero son desperdiciadas solamente para dar de comer a las cabras” comentó Rocío Julián, estudiante de Ingeniería Agronómica de la Facultad de Ciencias Agrarias e integrante del proyecto que busca revalorizar los recursos vegetales de la zona que pertenece a la Dirección de   Agricultura   Familiar   de   la   Secretaría   de   Economía   Popular   a   través   del programa de Cambio Rural 2.

También   con   el   objetivo   de   rescatar   los   saberes   populares   Rocío   junto   a   la ingeniera Graciela Soto  y otros miembros de la comunidad  de  Tumbaya  están trabajando  en   talleres  de  elaboración   de   café   de   algarroba   y   otros   productos derivados como aloja, licores y masitas realizadas con harina de algarroba.

“La algarroba es considerada como el chocolate de los pobres, porque es una vaina, un fruto muy dulce y muy rico en hidrato de carbono, la gente en el campo y en lugares donde crece como en los alrededores de Tumbaya, la consume a modo de harina y a veces mezclan con la leche y toman su chocolatada”, añadió.

Pero por otro lado detalló que con esta planta se busca incentivar en los lugareños la producción de   café  “nosotros en  primer lugar tomamos   la  algarroba blanca, también   está   la   negra,   pero   en   este   caso   recolectamos   las   vainas   blancas, posteriormente se las desinfecta con gotitas de lavandina y se las cepilla para sacar cualquier materia extraña”.

“El proceso continúa con el secado de varios días y luego la ponemos en el horno para tostarlas, donde allí también se eliminan agentes patógenos, cuando las vas tostando le das el tono que quieras lograr, por ejemplo, alguno les gusta un café con sabor intenso y a otros más suave”.

Por su parte, Graciela Soto, integrante del proyecto comentó “cuando le hablamos a los productores   de   algunos   de   los   productos   que   se   podían   hacer   con   la algarroba   se quedaron sorprendidos porque   ellos   solo   la   usaban   para dar de comer a las cabras como un arbusto más”.

“Pero luego se entusiasmaron mucho y ven como una oportunidad de usar este recurso para hacer café, aloja, harina, licores que puedan comercializar   y   así constituir una fuente de ingreso para sus hogares con esta planta que crece en los campos   y   alrededores   de   Tumbaya   y   en   otras   zonas.   Vamos   a   trabajar conjuntamente con ellos para brindarles talleres y capacitaciones”.

“Pero luego se entusiasmaron mucho y ven como una oportunidad de usar este recurso para hacer  café, aloja, harina, licores que puedan comercializar   y   así constituir una fuente de ingreso para sus hogares con esta planta que crece en los campos   y   alrededores   de   Tumbaya   y   en   otras   zonas.   Vamos a trabajar conjuntamente con ellos para brindarles talleres y capacitaciones”.

FUENTE El Tribuno Jujuy

Te puede interesar